miércoles, 21 de febrero de 2018

Pedagogía Waldorf . Pinceladas .... vivas imágenes

Pedagogía Waldorf

Cuando a Rudolf Steiner le preguntaron debido a qué la filosofía,  la filosofía Antroposófica, no es aceptada en el ámbito cultural nada más que por ciertas personas, él fue escueto respondió que es cuestión de educación y para dar un cierre concreto también continuó diciendo la cuestión de educación es cuestión de alimentación.

Y de lleno estoy en mi tema. Hoy día ya sabemos claramente que hay varios tipos de alimentación, nadie duda de ello, cada vez hay más consejos alimenticios, más dietas, tratamientos varios. Y la industria también a tomado la onda , viaja con la marea general. Primero fue leight y ahora cada vez se va en dirección del alimento completo. Ya lo podemos ver en las publicidades de la TV Nutrilón y otros. En la provincia de Córdoba es obligación de las madres lleven a los niños en el primer año después de nacimiento  mensualmente a un control de salud. La atención es gratuita. Yo he pensado en el  por qué y me surge el  problema desnutrición que vemos en otros países y aquí también.  (Comentario de un abuelo que acompañó llevando  a su hija y su nieto a control).

La pedagogía Waldorf nutre. Y ustedes se preguntarán  ¿Qué cosa?  Y una respuesta en primera instancia sería el alma infantil, y claramente el alma del ser humano en cierne. Y sería una respuesta corta, cierta, efectiva. Más esto no es lo único, ya que es necesario diferenciar como Steiner lo hace: diferenciar donde nadie diferencia.
Interesante es la palabra cultivo, un obrar, un quehacer,  que viene de hacer regularmente una tarea, también una oración diaria, como antiguamente el Rosario al atardecer, para que el alma lleve posteriormente lo positivo de su tarea cotidiana al sueño reparador.  Y sólo con Ave Marías y Padre Nuestros.

O la primera misa matutina que  en la antigüedad visitaba un joven en Myra y por ello el sacerdocio reunido en claustro pues su guía espiritual había fallecido. Decide nominar obispo al primero que entre en esa misa matutina a la iglesia. De su tiempo fue el obispo más joven  Hoy se lo conoce como San Nicolás el patrono de Grecia, de todas las Rusias y de Turquía
San Nicolás de Myra también San Nicolás de Bari
 Me tomo el atrevimiento de decirlo porque me llamo Tatiana, una derivación de Cristina, Cristiana. Mis padres emigrantes de Ucrania agradecieron toda la vida a este país que los recibió, a este suelo que les dio  trabajo, sostén,  un obrar cada día y un cobijo en la Madre Tierra, no la Pachamama, no la “Madrecita Rusia”, sino  la Tierra de todos nosotros .

Y casi hubiese sido yo también misionera pero ir al sitio otorgado necesitaba un abra y el hospital estaba lejos y mi abuela esperaba  que mi madre tuviera un buen parto porque ya tenía 19 años y había estado en su tierra dentro de las “para vestir santos”. Sólo por ello nací en el hospital  Cetrángolo deVicente López, en Buenos Aires y resulté porteña.

Partí del cultivo que nos lleva inmediatamente con el ejemplo dado a cultura, no tendríamos a Chango Spasiuk si no fuese por el cultivo de la música. Si hemos de cultivar un terreno fértil:  el alma infantil.  tendremos que tener un amor inmenso por la música y con ella por el canto. Mi madre sufría porque no se cantaba por las tardes en el atrio de la iglesia para alegría de todo el mundo, de los jóvenes cantantes y de los oyentes, los pasantes o aquellos que ya ancianos se sumaban con sus voces de cantar siempre sobre el surco y hacer crecer el trigo, la cebada, el centeno, el lino, con la voz.

Y cultivo de la cultura, es el relato, de tiempo ha, donde el alma humana pasa por buenas y malas, por malas para ir hacia el Bien. Los relatos de la verdad humana, recordando que se trata del camino, la verdad y en ambas está inmersa la vida. Los relatos de la infancia terminan con resoluciones sabias, siempre con alegría y felicidad, si no han muerto todavía ven hoy...viven... y ven hoy.
Y ningún niño pregunta si han muerto, ellos lo viven hoy. Hoy han escuchado el cuento de hadas, hoy ha habido alegría por el casamiento del príncipe con la princesa, del yo que ha encontrado en sí mismo y en su profundidad su propia alma.

En Estados Unidos hay un día especial del maestro se lo denomina del buen maestro y tenemos que sonreír, del  buen maestro y una frase acorde es “ Respeta a tu maestro, pues eres capaz de leer debido a él”.

En el Jardín de infancia no leemos, nos relatan, pero dibujamos lo que hemos oído, ponemos en color. la vida, la cual sería gris de tinta de periódico. Y aprendemos a relatar, a hablar, a modular,  a no olvidarnos de la ese aprehendemos palabras que ya se han olvidado, una estancia no es un gran granja inglesa, es un lugar de estar, donde se lee, se cose o se borda, donde se juega...donde está la mecedora de la abuela, quién siempre nos consuela de los retos de mamá. Donde dormita el gato sobre el sofá preferido de todos. Y si uno quiere sentarse allí, humano es que uno lo tome sobre la falda y no le diga “Oiga, raje, que es mi sitio”. Pequeño ejemplo de humanidad. Perros y gatos abandonados hoy hay por doquier .

Y ya la ciudad de Bremen hizo una estatua a los animales abandonados, el burro de la noria, el perro sin dientes que no muerde ni  ladra, el gato que no caza más ratones y el gallo que de viejo no madruga.  Salvaron de la olla, del matadero, perro y gato no se comen, aunque se diga  que gato sabe a liebre.
Los cuatro músicos de Bremen
Por ahora contamos con cuatro aspectos del cultivo del alma, la música, el canto, el hablar con propiedad, el dibujo y todos ellos plenos de alegría.

Ahora nos queda hablar de la vestimenta,  del alimento, la higiene, toda la religión corporal.
Del jugar, de los juegos y  los juguetes,  las muñecas. la casita de la muñecas y los animales, los títeres de dedos y gran cantidad de juegos o de relatos cortos para ello.
El nabo o la zanahoria o el rabanito de los ruskij milenarios con alma del este donde nace la luz y todo crece en demasía.

Del hacer, del obrar, tereas hogareñas compartidas. Poner la mesa y levantar los platos utilizados, lavar, todo trabajo que se comparte, pelar, cortar, picar fruta para la merienda. Si hay huerta, todo lo correspondiente, es un juego muy preciado, pala, rastrillo, cosechar  y comer lo cosechado.  Espinaca NO ni la de Popeye pero los niños han sembrado acelga, la primera cosecha de suave hoja se picó bien  y se comió con el pan de la merienda... Un niño llegó a casa y dijo “Mamá , hazme  eso verde que comimos en la escuela” y la mamá llamó por teléfono para saber que había comido su niño mimado, que rechazaba todo lo verde aunque estuviese cocido. Y ahora hazme y por añadidura crudo...


De vez en cuando un baño de barro es saludable en día de lluvia justo en el verano. Me refiero a la alegría que otorga, los resbalones, el intento de caminar como sobre mantequilla y reírse a mares de la cara marrón de los demás, sin ver la propia que está igual de coloreada.

Hoy hemos visto varios videos de esa alegría primigenia de agua y tierra. Ya la arena tiene otro cariz, puede producir escozor, duele si recibimos un puñado y si está mojada es más sólida y ya se asoman las lágrimas y las quejas. Oportunidad de enseñar relaciones sociales, compartir,  enseñar a hacer castillos con puentes levadizos y hasta llegar más adelante en la escuela al legendario Parzival y el Santo Grial.  Ganga greida o sea el alimento que camina, también podemos decir el alimento para el camino que emprendemos, para la vida.


Por hoy como idea hasta aquí. Habrá para mejorar y también para mostrar, un teatrillo de mesa o historias sugerentes como  El rábano gigante. Donde se invita a los vecinos y a casi el pueblo entero a disfrutar de la sopa de un solo nabo. 



La Loma. Martes 20 de Febrero de 2018
Tatiana Schneider 

No hay comentarios:

Publicar un comentario