lunes, 20 de febrero de 2017

En el signo de la cruz circundada de rosas

En el signo de la cruz
circundada de rosas
vemos sitiéndolo
el despertar del Espíritu del mundo.
Se liberan desde las profundidades del alma
los misterios de las fuerzas ocultas.
Fuerzas que actuaron en el Principio.
Fuerzas que deberán actuar en el Final.
Fuerzas en las cuales pensando somos
en las cuales amando estamos
en las cuales la devoción respiramos.

Rosacruz
Diseño de la Rosacruzb con nrubíes

Cruz  Celta

Cruz y Corona
Cruz y Flor de lis

De la Circula Médica, Goetheanum, Febrero 2017

Yace en cada vida
El nuevo gérmen de la vida.
Y el alma perece por la vida antigua,
Con el fin de madurar, inmortal, para la nueva.

        Rudolf Steiner, bosquejo. Obras completas GA40


Ahora. Puesto que he superado el miedo de los demás, de mí, de la ocuridad de allá abajo:
En la frontera de lo increíble, aquí termina lo conocido.
Pero, desde el más allá, mi ser cumple algo con la posibilidad de su origen.

         Dag Hammarskjöld

martes, 14 de febrero de 2017

Incansables trabajadores del espíritu

Rememorando los 30 años de la Inauguración de Apertura del Therapeutikum San Rafael, hoy Centro Médico San Rafael y su  tiempos de muchas actividades músicales coadyuvantes y sumamente  necesarias así como poco reconocidas hoy día, coadyuvantes  de la salud y la recuperación, quiero rescatar este artículo aparecido en La Nación, en su Sección Cultura del  27 de Marzo de 2003, escrito hace 14 años, donde se hace mención de las actividades musicales de diferentes institucónes benéficas, de asociaciones sin fines de lucro, de esfuerzos de grupos de músicos en plena actividad en esta ciudad de Buenos Aires, tan conocida por sus presentaciones de buena músicalidad, plena de actividadcs clasicas y populares de nivel. 

También debo mencionar aquello que médicos músicos, ensayando semanalmente en el Auditorium de la Fundación San Rafael, se concentraban para su música folklorica que en gira llevaban a las distintas ciudades, a hospitales y hogares de niños. Aún recuerdo el ensayo semanal, las canciones que algunos desde niños escuchamos y la tarea de Raúl Mocilla  que había aprendido a utilizar la consola de iluminación de tal manera que daba gusto su adaptación a intrumentos y músicos. Su tarea era espontánea. Desde su quehacer de cuidador y su entrega de materiales, además de sereno durante la obra en construcción. También el cumple 35 años de tarea allí. Hoy su ámbito es atención de portería, junto a la impieza total, desde las 5 de la mañana, con dos ayudantes muy valiosos su propia esposa y Enrique quien de muy jovencito tiene a su cargo las veredas y el jardín, riego y limpieza.

Incansables trabajadores del espíritu

¿Dónde está la buena música? La buena música de verdad -clásica o popular- no tiene ámbito asignado. Su alcurnia le permite elegir sin discriminaciones los espacios más disímiles, desde las más augustas salas hasta el más humilde auditorio, para gratificarnos, para enriquecernos espiritualmente.
La buena música suele, incluso, colarse en ámbitos más recoletos, como los de una casa. La eximia guitarrista Irma Costanzo y el periodista -infatigable melómano- Víctor Hugo Morales alientan sus "temporadas anuales privadas" en los amplios livings de sus hogares, para sus amigos. En el caso del fomento y la difusión de la música clásica -también popular-, aparecen, junto a las instituciones consagradas (por su magnitud y prestigio), personas o instituciones que enriquecen con su programación anual de conciertos -con escaso dinero- nuestra vida cultural, mediante propuestas estéticas exigentes.
Al menos una docena de ellas, entre las más conocidas en el ámbito musical porteño -algunas con una relevante trayectoria-, ha dado a conocer ya sus programas. Otras, como Ars Nobilis, que dirige Mabel Mambretti, y la Fundación Vibrar, presidida por el doctor Morita, se encuentran en plena elaboración. Lo sugestivo, en medio de la espantosa crisis económica, es que todos estos intrépidos organizadores son músicos.
Entre ellas cabe mencionar -ahora en su undécima temporada-, a La Scala de San Telmo, que ya en el actual han ofrecido veinte funciones de las 300 anuales. Los quijotes de La Scala -Susana Braun de Santillán y Eduardo Cogorno- hacen caso omiso del pequeño espacio de Giuffra 371 (San Telmo) para acoger tanto una ópera-divertimento como obras teatralizadas, tributos a poetas, concursos nacionales para jóvenes instrumentistas, talleres de música, exposiciones de pintura y fotografía, presentación de CD y libros y un sinfín de ensambles instrumentales que incluyen el canto en todos los géneros. Con entradas accesibles, libres o el sistema "a la gorra", la Scala no deja de sorprender.

Mario Benzecry, Eduardo Cogorno, Napoleón Cabrera, Susana Braun de Santillán, Elio García, Wolfram Schneider, Adelma Gómez, Titina Benzecry, Olga Galperín, Patricia Pouchulu. Foto:   LA NACION / Fabián Marelli

También consignar la labor de la Secretaría de Cultura de la AMIA, cuyo segundo ciclo (didáctico de Música de Cámara, con dirección artística de Mario Benzecry) se realizará en su sala de Pasteur 633, los jueves, generalmente a las 20, con entrada libre y gratuita. Allí se trata de ofrecer la mayor cantidad de géneros, algunos poco frecuentes en concierto, como la música klezmer o el chamamé, si bien se pone el acento en la música de cámara tradicional. Allí desfilarán pianistas, dúos, tríos, conjuntos instrumentales, grupos folklóricos, coros y orquestas populares. El ciclo se iniciará el 29 de abril, a las 20, con el Trío Sine Nomine (Telerman-Céspedes-Pérez Tedesco).
Otro es el que ofrecerá la Universidad Caece en el auditorio de su sede central (Perón y Boulogne-sur-Mer) con capacidad para más de 500 personas, en fecha próxima, a cargo de la Orquesta Sinfónica Juvenil Libertador San Martín, dirigida por el maestro Mario Benzecry, a beneficio de entidades, sobre todo de ayuda a la infancia. También proseguirá el ciclo de conferencias "Aproximación al Teatro Colón", que se ofrecerán en la Avenida de Mayo y Piedras, una semana antes del debut de las óperas, como viene ocurriendo desde 1985.

También los infatigables Adelma Gómez (organista) y Napoleón Cabrera (crítico de música) prosiguen este año con los consagrados "Conciertos de órgano en los barrios". Estas sesiones musicales barriales con diferentes agrupaciones, a impulsos de Napoleón Cabrera en 1969, se transformaron en 1983, en los de órgano, en diversas iglesias (este año serán las de San Nicolás, Monserrat, Santísimo Sacramento y Catedral Metropolitana), gracias al decidido apoyo del entonces Centro de Divulgación Musical de la Secretaría de Cultura porteña, al que se incorporaron más adelante instituciones como los bancos Boston y Mercantil y el diario Clarín. Siempre didácticos y con entrada libre, estos encuentros tuvieron sus días de gloria -seiscientos conciertos- entre 1984 y 1989. Hoy suman más de mil cien. Este año se iniciarán el 29 del actual, a las 20, en San Agustín (Av. Las Heras 2530). La apertura estará a cargo de Adelma Gómez, siempre con comentarios de Napoleón Cabrera y, nuevamente, con la incorporación del circuito cerrado de TV, con pantalla frente al público para observar la labor del organista. El próximo concierto será el Viernes Santo (17 de abril) en San Juan Bautista (Alsina y Piedras). La continuidad de estas sesiones será mensual.
Adelma, que el 27 de julio tocará en Notre Dame de París obras de Ginastera, Terzián, Liszt e Hindemith, organizó para octubre y noviembre de este año el Festival Internacional de Organo, con músicos argentinos, brasileños, mexicanos y polacos.
Una de las organizaciones de conciertos que se consolidan es la Fundación San Rafael, con apoyo de la Asociación Intérpretes Clásicos Argentinos, que presiden el doctor J. Wolfram Schneider y la pianista Dora Andreaux. Este año presentan su decimotercer ciclo de música de cámara, los sábados, en el auditorio de Ramallo 2606 (sala para unas doscientas personas, construida en 1998 según modelo de un anfiteatro del Peloponeso-Grecia). La apertura será con un concierto extraordinario a beneficio el sábado 26 de abril a cargo de Alberto Lysy (violín) y Paula Peluso (piano). A partir de mayo ofrecerá el ciclo integral de las sonatas de Beethoven para violín y piano interpretadas por Rafael Gintoli y Paula Peluso. La temporada incluye recitales de violín-piano, piano solo, orquestas juveniles, tríos y cuartetos. Además, desde el 24 de agosto una opereta, un encuentro guitarrístico y tango contemporáneo.
El Centro Cultural Borges, dirigido por Roger Haloua, no descansa en su actividad cultural. La música clásica y popular cuenta allí con un ámbito en el que prima la calidad. El ciclo de conciertos de música clásica de cámara (solistas, tríos, conjuntos instrumentales y vocales), programado por Olga Galperín y Elena de Vedia tiene este año por leitmotiv "Los países y sus compositores", y dará comienzo el 13 de mayo con Alemania y Austria. Le seguirán, hasta noviembre, Italia, Argentina, Brasil, España, Francia, Europa central y norte, y Rusia. Las entradas cuestan seis pesos.

La Nación 27 de Marzo 2003

lunes, 13 de febrero de 2017

Cristo

Cristo  la palabra amorosa del sol
Vive en el rayo de luz,
que penetra en mi ojo.
Y vive Cristo
en todo mi ser.
Y con todo mi ser
quiera yo vivir en Cristo.

               Rudolf Steiner

Con fuerte sentimiento meditar cada verso, han sido inicaciones de R. Steiner mismo.

Las siete oraciones

Las siete oraciones de Cristo en la cruz

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.
De cierto digo que hoy estarán conmigo en el paraíso.
Mujer, he ahí a tu hijo, he ahí a tu madre.
Tengo sed.
Consumado es.
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Icono bizantino

En las cenizas

En las cenizas hay lágrimas
y hay soplos entre las sombras.
Porque entre las cenizas no se oye respirar.
Callad.
En la ceniza hay viento,
No se oye ninguna paloma.
Vuela bajo el sol.



Cada vez que leo estas palabras, no sé si son de una canción, no sé que poeta las compuso.
Es un no saber que inmediatamente lleva una imágen, aquella del fin de la vida.
Aquel fuego corpóreo abrasador que ni rescoldo queda, sólo es ceniza.
Aquello que como resto puede alguien querer atesorar
o simplemente dejar que se las lleve el agua o que se esparzan en el viento.
Las palabras me resuenan profundas y como de una oración íntima..
Se siente en el corazón como una contemplación sagrada.
Es un pensamiento de un alma atribulada, aún en esta tierra
y es a la vez la imagen puesta del alma en lo divino.

La Loma, Lunes 13 de febrero de 2017
Tatiana Schneider

Tal vez....podamos servir fielmente al espíritu

Hace un buen tiempo ya, que he visto unos versos de Rudolf Steiner en la Formación de educadoras de nivel inicial. En su aula sobre la mesita de las estaciones, donde cada quien puede colocarr algo que trajo, que ha visto en el camino a su estudio o en el día de ayer de regreso a casa. Igual que los niños pequeños, ellos nos acercan su alegría con una hoja de algún árbol, en otoño, dorada, que han recogido cuando el viento se la ha llevado a sus pies.. Una flor, a veces ajada por la manita tan cálida, una semilla de araucaria, grande como una nuez pero de forma muy armoniosa,  o un fruto del jacarandá y dicen  parece una boca abierta o, suelo preguntar  ¿O son dos alas para aprender a volar? Tal vez...

Pueda nuestro esfuerzo
transformarse en fuerza.

Pueda la luz que recibimos
lucir sabiduría.

Puedan las palabras
generar bondad.

Cuando servimos
fielmente al espíritu.

                    Rudolf Steiner









Imagenes de mesitas de la estaciones















La Loma, Lunes 13 de Febrero de 2017
Tatiana Schneider