viernes, 2 de diciembre de 2016

El destino no nos lleva a la opresión, es nuestra cuestión y no para perdición. Willhelm Busch

En esta ëpoca de Adviento de 2016 se puede sentir una alegría profunda cuando un buen amigo recuerda una anécdota, la cual a él también le ha sido observable en la vida y puede discernir claramente que muchas cosas que nos suceden, dependen de nuestro propio comportamiento frente a adversidades o vicisitudes.

Rolf Herzog,sacerdote de la Comunidad de Cristianos en Basilea, recuerda una conversación con el médico Otto Wolff posible  de darnos  una cierta seguridad interior. El Dr. Wolff dijo en aquel entonces "No comprendo como los hombres tienen tantos problemas. Uno puede encontrar para todo una solución, ya sea en Los Evangelios, en la filosofía de Rudolf Steiner,. o con Willhelb Busch.  A mi sorprendida pregunta recuerda Herzog el doctor Wolff me dijo las siguientes palabras. " Con seguridad  las cosas de nuestra vida estan predestinadas, el destino no nos lleva a la opresión. Más si uno se comporta, es nuestra cuestión y no para nuestra perdición."

Willheim Busch 1832-1908 Caricaturista, pintor y poeta

La Comunidad ce Cristianos en Basilea, frente con rosales


jueves, 1 de diciembre de 2016

Cada cosa a su tiempo, cada cosa tiene su tiempo, encuéntralo

Sabemos la importancia que tienen aquellas palabras bíblicas que nos describen...
                                           Cada cosa a su tiempo

Encuentra el tiempo para rezar
es el poder mas grande sobre la Tierra.

Encuentra el tiempo para amar y ser amado
es el privilegio dado por Dios.

Encuentra el tiempo para ser amigo
es el camino de la felicidad.

Encuentra el tiempo para la caridad
es la llave del Paraíso.

      Beata Madre Teresa de Calcuta







Steiner en su Calendario del Alma antroposófico, ejercicio del 1º al 7 de Diciembre

Decimos que los temas que nos interesan nos llevan tiempo hasta comprenderlos y redondear lo entendido, hasta es posible que en las tantas lecturas al respecto podamos descubrir por nuestro esfuezo una joyita que nos aclara una pregunta interior que nos ocupa y sutilmente nos preocupa no tener respuesta propia...y caminar en su búsqueda...
Decimos que nuestro interés despierta en nosotros esa ansia natural de saber y cada vez saber algo más de ese tema que nos ocupa tan interiormente que es rumor interior, que es pregunta.
Decimos aquel querer comprender nos lleva, si miramos bien, parte de la vida y hasta siendo sinceros, nos lleva la vida entera.
Decimos poder redondear todas esas lecturas que forman en nosotros claramente un todo y sin darnos cuenta se han hecho una realidad, una forma de vida, una unidad tan profunda en nuestro interior es sólo parte de nuestro propio esfuerzo.
Decimos que cada descubrimiento que nos ha demandado nuestro propio quehacer y nos ha llevado de una pregunta a otra más profunda y a la vez más íntima es sutilmente en definitiva un enigma, un secreto mágico por descubrir, sólo alcanzable en la búsqueda.
Decimos nos impulsa el camino en búsqueda de respuesta propia,
¿Cuándo y cómo surge ese nos decimos?

¿Puedo el existir reconocer
para que se reencuentre
en el impulso creador del alma?
Siento que se me ha concedido el poder
de incorporar como eslabón modestamente
el propio ser al ser del mundo.

   Del Calendario del Alma antroposófico, I' trigésimo quinta semana 1º al 7 de Diciembre

CONTIENE MEDITACIONES CORRESPONDIENTES AL HEMISFERIO NORTE Y AL HEMISFERIO SUR
El Calendario del Alma es una colección de versos que dio Rudolf Steiner para las 52 semanas del año. Con el tiempo se ha convertido en un libro de meditación muy querido y frecuentado por los lectores. Quizás por esta razón es una de las obras de Steiner que más se ha traducido a otros idiomas. En la presente edición se aporta una nueva traducción al castellano que aspira a ser lo más fiel posible al texto y sobre todo al sentido espiritual de los versos. Se acompaña con el texto en alemán, pues la musicalidad incomparable del verbo de Steiner sólo es posible seguirla a partir del original.

La Loma, 1º de Diciembre 2016. Nina Czerni






miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los Cuatro Ángeles de Adviento

                             Los Cuatro Ángeles de Adviento 
                         
                      El Ángel Azul
 Primer domingo

¿Cómo sabemos que se aproxima la Navidad? No la podemos percibir con los ojos, pues los días y las noches transcurren como siempre y los hombres viven y se ocupan de sus asuntos como de costumbre; no se le puede escuchar con los oídos, pues son siempre los mismos ruidos que resuenan: los automóviles que pasan, los aviones que aterrizan, los niños que gritan...
Y sin embargo, cuatro semanas antes de Navidad pasa algo muy importante: un gran ángel desciende del cielo para invitar a los habitantes de la tierra a preparar la Navidad; este ángel viste una gran capa azul, tejida de silencio y de paz. La mayoría de la gente no le percibe, porque están muy ocupados en otras cosas, pero el ángel canta con voz profunda, y solamente aquellos que tiene el corazón atento pueden escucharlo.
Su canto dice así: “El cielo viene sobre la tierra, Dios viene a habitar el corazón de los hombres, ¡poned atención !: ¡ abridle la puerta”!
Y así es como en este día el ángel pasa y habla a todos los hombres, y aquellos que lo escuchan se disponen a preparar la Navidad, cantando algunas canciones y encendiendo velas...


                             El Ängel Rojo

 Segundo Domingo

 En este día, un segundo ángel desciende del cielo; va vestido con una gran capa roja y lleva en la mano izquierda una gran canasta, toda de oro. La canasta está vacía y él anhela llenarla para luego llevarla rebosante ante el trono de Dios, pero ¿qué ha de poner en ella?

La canasta es muy fina y delicada, pues está hecha con rayos de sol; por lo que no ha de llenarse con cosas duras y pesadas

El ángel pasa sobre toda la tierra y, muy discretamente, busca en todas las casas. ¿Qué busca?, mira en el corazón de todos los hombres, para ver si encuentra ahí un poco de amor verdaderamente  puro. Y ese amor lo guarda bajo su capa y... lo lleva hacia el cielo. Y allá, aquellos que habitan  el cielo, los ángeles y también los hombres que murieron en la tierra, toman ese amor y hacen de él la luz para las estrellas.

                                  El Ángel Blanco
Tercer domingo
                    
El tercer Domingo, un ángel completamente blanco y luminoso desciende hacia la tierra. Tiene en su mano derecha un rayo de sol que posee un poder maravilloso.

Va hacia todos los humanos en cuyos corazones el ángel rojo ha encontrado amor verdadero y los toca con su rayo de luz. Entonces esta luz penetra en los corazones de esos humanos y los ilumina y calienta desde su interior.

Y es como si el mismo sol alumbrara a través de sus ojos y descendiera por sus manos, pies y todo su cuerpo. Aún los más pobres, los más humildes de entre los hombres, son así transformados y comienzan a parecerse a los ángeles, si tienen un poco de amor puro en sus corazones.

Pero no todo el mundo ve a este ángel blanco, sólo lo ven los ángeles y aquellos cuyos ojos han sido iluminados por su luz. Es sólo con esta luz que en Navidad uno puede ver también al Niño que nace en el pesebre.


                                     El Ángel Lila
 Cuarto Domingo


El último Domingo antes de Navidad, es un gran ángel, con capa de un violeta muy tierno y cálido, el que aparece en el cielo y pasa por sobre toda la tierra, llevando en sus manos una gran lira. Toca con esta lira una música muy dulce, acompañando su canto, que es armonioso y claro. Pero para escucharlo hay que tener un corazón silencioso y atento.

Su música es el gran canto de la Paz, el canto del Niño Jesús y del Reino de Dios que viene sobre la tierra. Muchos angelitos le acompañan y ellos también cantan y se regocijan en el cielo

Entonces todas las semillas que duermen en la tierra se despiertan y la misma tierra escucha y se estremece; el canto de los ángeles le dice que Dios no la olvida y que algún día ella será de nuevo un paraís




De la Agenda antroposófica, 2015 
(con meditaciones del Calendario del Alma por R.Steiner)

  

lunes, 28 de noviembre de 2016

La laringe, El Logos. La palabra

“ El tiempo se ha cumplido,
 el Reino hace su entrada.
 Cambiad vuestro pensamiento
 y llenaos con la fuerza y la palabra
 de los reinos de los ángeles “  (Marcos 1,15)
                         *
De los reinos de los ángeles
De las jerarquías celestiales
De la Luz en el  pensamiento
De la Fuerza en la  voluntad.
Del Amor en el sentimiento.
                        *
Anteponer el silencio a la palabra ligera
Cambiar
Vivir en la verdad de pensamiento y palabra
Capaces de crear imagen y semejanza con la laringe.
                         *
Cambiar. Vivir. Capaces,
Anteponer la Verdad al Miedo, a la Burla, a la Mentira.
                         *
No mentirás, no robarás, no matarás
Antigua ley incaica, faraónica quizás, siempre celeste, siempre divina.
                         *





27 de Noviembre 2016
1er. Domingo de Adviento

Nina Czerni
La laringe. El Logos. La palabra