viernes, 9 de junio de 2017

Rudolf Steiner, 1916, un año de su vida a dos años del comienzo de la Primera Guerra Mundial

Rudolf Steiner 1916

Rudolf Steiner  1861- 1925
La fotografía que ven está en blanco y negro en la tapa de un libro de Peter Selg. Al ser miembro integrante de la Sociedad Antroposófica suiza, muchas veces da sus conferencias para la sociedad suiza en la Carpintería del Goetheanum, y allí habló de Rudolf Steiner 1916. Al poco tiempo la editó en la Editorial del Legado de Ita Wegman y en Septiembre 2016 en Dornach compré el pequeño librito.

Hace añares Radio Nacional tenía un programa llamado “El libro leído para usted” Yo era aún escolar y no quería perdérmelo, sin biblioteca y sin medios económicos, era un lujo esa transmisión y poder escuchar, poesía, biografías, textos en prosa,  historias leídas con voces masculinas o femeninas con muy buena modulación. Todo ello fue para  mí una delicia y hoy lo recuerdo como un trozo de cultura aprendida por oír atentamente,  escuchar en profundidad y tratar de comprender.

Hoy podemos leer  todas las obras de R. Steiner editadas en alemán y elegir las conferencias de un año, las que fueron su tarea en ese año. Dónde estuvo, qué hizo y como fue su actitud humana. En este caso, el Prof. Dr. Peter Selg,  médico, psiquiatra juvenil, escritor, conferencista y editor, relata que lo llamativo para él fue, que todo aquello que en ese entonces dijo y vivió Steiner se puede comparar con este nuestro tiempo. La peor de las guerras ya cundía en aquel entonces dos años y los muertos eran miles y miles.

Casi parece incomprensible que R. Steiner dejase Dornach, justamente su obra mas preciada aquel  Primer Goetheanum con el cual hasta se sentía unido físicamente, para trasladarse a Berlín y dar allí innumerables conferencias, en la Casa de Arquitectura, también  en la calle Motzstrasse y en otros lugares habituales para sus exposiciones orales.

¿Cómo es que dejó medio año su tarea artística en manos de tantos obreros y artistas que tallaban ese edificio que hoy se lo podría nombrar como la obra de arte completa.? Muchas personas de diferentes países, diferentes en lengua e idiosincrasia, todos hacían su tarea para Antroposofía. Reunidos por un destino común, conocer el mundo espiritual.

Primer Goetheanum 1913 - Incendio premeditado San Silvestre 1923/24
 Y aunque oían los cañones en Dornach,  que cercanos en Alsacia diariamente retumbaban, realizaban su trabajo en base a las pequeñas maquetas que Steiner mismo hiciese. Muchos extranjeros se sentían allí vigilados, los rusos especialmente temerosos de visitas  policiales  encubiertas de civil, quienes caminaban  bajo los árboles y en constante observación. Muchos debieron regresar a sus países llamados para servir en el frente bélico. Otros aún podían hacer tarea con el constante acoso de cuándo llegará la llamada y recibiré la visa de estadía o de salida y como llegaré a mi tierra, seguro que no por el campo de batalla. Andrej Biely relata así parte de su odisea de viaje.

Andrei Biely 1880 - 1934  novelista, poeta, crítico ruso
Una de las cosas que sorprenden son los motivos de sus conferencias, Steiner mismo dice es para la vida, aún durante la gran guerra nacen niños y para esa vida el debe hablar. Sus conferencias se relacionan con los doce sentidos. Con nervio y sangre.  Sobre los doce sentidos el  ya había hablado una vez sobre diez de ellos y  ahora lo hace sobre doce y asevera que para que sea un sentido  de percepción, debe tener los órganos correspondientes. Del nervio habla de manera tal que explica que el nervio es lo más vivo en el mundo espiritual , el nervio allí es vida. Sin embargo si es terrenal pierde esa capacidad de vida llegando a ser casi lo más necrótico, pues otorga esa vida que poseía a la sangre, en la Tierra la sangre es lo más vivo y gracias al nervio y su servicio.

Sin embargo los temas no son sólo lo importante sino su comportamiento. Terminada la conferencia y así lo relata  Friedrich Rittelmeyer quien fundase con otros sacerdotes la Comunidad de Cristianos, Steiner aún respondía como habitualmente gran cantidad de preguntas. sin embargo descendía del escenario y tomaba asiento entre las personas y su modo de relacionarse con ellos es como si comprendiese cada situación personal, tantos habían perdido a muchos de sus seres queridos,  familiares, vecinos, amigos. Y sabía que sólo su actitud humana haría que esas personas mitigasen sus pérdidas y el pudiese hablar del mundo espiritual donde todos ellos se hallaban, cada cual según su destino y la importancia de conservarlos en nuestra memoria y dedicarles un tiempo en nuestras lecturas, de nuestros pensamientos profundos y de nuestro recuerdo que les da luz en aquella oscuridad en la que se encuentran.

F.  Rittelmeyer  1877- 1936  Teólogo
Rittelmeyer  dejó al fallecer a sus amigos sacerdotes sus Conversaciones con Steiner, y hoy  un colega las ha editado  por la riqueza de  las observaciones de Rittelmeyer mismo, como la que acabo de relatar.

Esta expresión tan importante que debe hablar para la vida puede indicarnos cuan compenetrado se encontraba Steiner con el futuro. Aún acompañaba estando en Berlín, al general von Moltke. También con sus palabras. Y es de suponer que el general participaba de sus conferencias. Von Moltke había sido retirado de su cargo y ya se veía claramente que su sucesor solo estaba interesado por la lucha y el poder. Von Moltke muere de un infarto justamente cuando hablaba en el Reichstag/Bundestag – El Parlamento Alemán -- y podríamos comparar sus palabras con las que actualmente, 2016, fueran pronunciadas en el mismo lugar por el Dr. Navid Kermani *1967, escritor, orientalista, con respecto a los que huyen de sus hogares, el abismo europeo y las oportunidades posibles para la humanidad.

Dr. Navid Kermani * 1967
Tal vez aquí deba intercalar que Alexander von Bernus (1880-1965) tenía cerca de Heidelberg una gran propiedad que le ofrece a Steiner cuando en Munich el Colegio de Arquitectos no permite la construcción del Johannesbau –el edificio de San Juan-- como fue designado en aquel entonces. Steiner responde agradecidísimo  e indica que ya ha tomado la decisión por Dornach. Von Bernus le relata que desea realizar una publicación esotérica y si Steiner estaría dispuesto a escribir un artículo inaugural. Steiner responde positivamente y al  decir von Bernus que él desearía colocarla bajo la Sociedad Antroposófica. Steiner seriamente le aconseja que no lo haga, que no es para nada para Bernus conveniente. Y efectivamente quienes son aquellos que se oponen a la publicación de von Bernus: ¡los antropósofos mismos!, von Bernus recibe cientos de cartas opositoras y hasta ofensivas, comprendiendo allí el consejo de Steiner.

Alexander von Bernus  1880 - 1965
Esto nos indica que Steiner vivía constantemente criticado  por sus propios seguidores y de manera tal que su soledad era abrumadora, no sólo su ser diferente y sus conocimientos de aquel mundo del que partimos y hemos olvidado, sino la envidia humana la cual también culminó posteriormente con el  trágico incendio del Primer Goetheanum .
Después de una conferencia de carácter interno (más allá del 1920) en la cual Rudolf Steiner tronaba contra los antropósofos, tomo del brazo al señor Hans Hasso von Veltheim-Ostrau diciendo:  “Sin ustedes andantes solitarios sería para desesperarse”.

A mitad de año regresan Rudolf y Marie Steiner a Dornach y en el Goetheanum en construcción son recibidos como “la luz que les iluminará la oscuridad”, la alegría es enorme a pesar de oír los cañonazos cercanos. Nuevamente se encuentra aquel a quien esperaban con avidez entre ellos, sabiendo ya que otros tantos partirán. “Oírlo, verlo aunque sea por última vez.”

Y en esta alegría les espera una carta de Édouard Schüré (1841-1929) aquel escritor francés, ocultista y también miembro de la sociedad que ha escrito “Los grandes iniciados”, aquel que los recibe desde 1906 a Rudolf y Marie en su casa en tiempo de descanso al pie del Monte Odilia,  hasta ese momento muy amigo de Marie quien ha traducido al alemán algunas de sus obras y quien conociese a Steiner por intermedio de Schüré. Al pie del monte donde Steiner escribe “Los escritos de Baar” dando respuesta a preguntas del escritor.
Ëdouard Schüré  1841 - 1929 
Esta carta que les esperaba en Dornach es la renuncia de Schüre a la sociedad, les detalla su aversión al modo de Steiner a quien considera ahora una persona que desea germanizar a Europa. Y con esas líneas convierte en realidad aquello que Steiner ya ha predicho como propaganda bélica, como engaño de los reales sucesos en el frente y que la guerra es sólo una y otra vez maquinación y manipulación publicitaria, bajo cual caen las personas sin darse cuenta de lo siniestro del engaño.
Esta carta de renuncia también acusa a Marie de querer engañarle con su amabilidad y servicio literario. Marie sensible como era, cae enferma y nunca se repone del todo de estas acusaciones y su salud se resiente considerablemente.

Y un suceso más. Siete años después Steiner dice a los miembros de la Sociedad Antroposófica, que si en verdad ellos lo aprecian y desean que siga siendo su consejero, deben agradecer de corazón y enormemente a  Miss Edith Maryon quien en 1916 le salva la vida. Y allí relata que el andamiaje donde ambos están trabajando en la talla del Representante de la Humanidad presenta unos huecos entre sus tablas y por uno de esos huecos Steiner pierde pie y gracias a Mis Edith Louise Maryon (1872-1924) quien le salva la vida, él aún puede estar aquí. Al ver que hubiese sucedido si cayese comprueban que hubiese sido atravesado de lado a lado en una aguda punta, allí abajo.


Han pasado cien años de ese año tan nefasto, donde Steiner ha dicho que es un año donde brutalmente se puede comprobar la falta  absoluta del pensar. Y bien podríamos decir que apenas hemos despertado a ser un poco diferentes a aquel entonces si pensamos en las muertes otrora en Normandía y todas las que suceden actualmente en diferentes frentes.

Un hecho peculiar es que al mismo tiempo que se construye el Primer Goetheanum el Zar Nicolás II de Rusia y 26 naciones firman un acuerdo en el Palacio de la Paz construido en La Haya en 1913, palacio que poseía la jurisprudencia necesaria para acuerdos entre litigios territoriales, para evitar las guerras y el armamento de los países. Este acuerdo no logra su cometido, al año siguiente de su inauguración, 1914,  estalla la Primera Guerra Mundial.

Dos años más tarde Rudolf Steiner habla a la vida, al porvenir, pues aún en épocas bélicas nacen los niños y nos entrega la comprensión de los doce sentidos, nervio y sangre. Entre los temas en los que habla del mundo espiritual entre la muerte y un nuevo nacimiento. En vista de todas aquellas almas que cruzan el umbral en ese entonces y expresa su comprensión hacia la humanidad que vive en esos tiempos.

Sociedad Antroposófica en la Argentina
Larralde 2224. C.a.B.A.
Viernes 10 de Marzo de 2017
Palabras de Tatiana Schneider




No hay comentarios:

Publicar un comentario