viernes, 27 de junio de 2014

Un poco de historia, desde Florida, a Villa Adelina y a Ingeniero Maschwitz...

Desde mis inquietudes para no perder gran parte de la historia del camino de la Sociedad Antroposófica en la Argentina, surgieron mis pedidos a diversos amigos, que conocieron, conocen, enseñan y aún educan en  las escuelas Waldorf en Argentina, con la intención de acrisolar todas las experiencias de aquellos primeros maestros, aquellos fundadores y co-fundadores, con la viva necesidad de que generaciones futuras de maestros y de padres lean los relatos de las personas cuyo entusiasmo y saber les llevó a realizar esta pedagogía aquí para nuestra época.
Relatos reales que llevan un hilo conductor desde la reseña del  señor J .F. Arturo Habegger, la maestra Beatríz de Artuso, la experiencia de Z. en su vida joven, Frank T. Smith y el traje de Enrique y aquello que escribió Mónica Oddino desde el ser alumna y posteriormente hasta profesora de educación waldorf .  Aquí quiero agregar el escrito de Elena Hebron Wedeltoft.  Recuerdo que hace años escuché una conferencia, Elena hablaba de su querida Pedagogía Waldorf y lo hacía en  La Feria del Libro dentro del marco de exposiciones que poseían las editoriales.
Su entusiasmo y su larga  experiencia tuvo para mí también momentos claros de revelación y ello me impulsó a pedirle a través de una de sus hijas, también hoy profesora en la formación de maestras waldorf de nivel inicial, que le pida a su madre que escriba y esta respuesta se desarrolla en este block de notas, también para ustedes lectores de anécdotas antroposóficas.

Hola Tatiana:
En colaboración con tu recopilación de los trabajos antroposóficos en esta zona del planeta, te contaré algunos hechos de mi biografía que culminaron con la fundación o co-fundación de lugares en los que se desarrollan actividades antroposóficas.
Debo decir que tuve siempre inquietudes sobre la existencia de mundos superiores, o espirituales, o divinos. Mi destino hizo que nos mudáramos a Florida, ya teniendo cinco hijos, por lo cual busqué para ellos una escuela en la que aprendieran alemán y fue la Rudolf Steiner. Por dos años, seguí pensando que era una escuela algo especial, con idioma alemán, y nada más.
Pero cuando mi hija Matilde estaba en 2do.grado, estalló un conflicto entre personas, además con violencia física delante de los niños, según me contó Matilde muy asustada, cuando la retiré al mediodía.
Gran indignación, enojo de los padres, reuniones, etc. y ahí....... la antroposofía y yo nos encontramos!  Mi guía y luego amigo hasta hoy, Frank Smith, algo más avanzado en las lecturas que yo, me fue introduciendo en el Grupo Pita, Lambrechts, etc., y juntos leímos, estudiamos, tradujimos las primeras lecturas que fueron mostrando las ideas de Steiner, que me asombraron y entusiasmaron. Debo aclarar que tenía un camino recorrido en filosofía y pedagogía, pues tenía ya mi título de profesora. Entre las traducciones hubo mucho de pedagogía, pero también de medicina y el Curso económico nacional entre otros que no recuerdo.
Con esta raíz decidimos fundar otra escuela Waldorf, dado que el conflicto continuaba en Florida. Helmut von Kügelgen vino en una visita-mediación y nos aconsejó este camino. En 1968 comenzamos, con otros padres de niños de Florida, una escuelita en casa alquilada en San Isidro, teniendo como principal conocedora a Anemarie Oehring. Me empezó a interesar mucho la pedagogía Waldorf, y un día me encontré reemplazando a una maestra y......allí me quedé, aprendiendo sobre la marcha, pues no había posibilidad de formación y hasta tuve que aprender a leer algo de alemán para acceder a la información Waldorf. La escuela creció y creció. La llamamos San Miguel Arcángel. Con mucho trabajo e intensidad, el entusiasta trabajo se contagió a padres que organizaron sucesivos eventos, que nos permitieron conseguir los medios para ampliar, comprando primero una casa y luego un terreno en el cual se erige hoy la escuela. En ella trabajé durante 25 años como maestra hasta que el stress hizo lo suyo y con 57 años, una arritmia cardíaca me hizo dejar mi querida escuela, mis compañeros casi familia después de haber acompañado más tres grupos de niños.
Además de la alegría de ir viendo plasmado el proyecto, tuvimos tiempos graves y difíciles en la época del proceso de la dictadura militar, cuando se nos espiaba, vigilaba y por un tiempo se nos clausuró ordenando reubicar a los alumnos. La protección divina tomó la forma de un padre abogado que accedió a las acusaciones, pudimos hacer descargo, siendo los años 1976-78. Hubo maestros secuestrados, que se salvaron milagrosamente.
Seminario:
Quiero agregar que el crecimiento de la escuela hizo que se necesitaran más y más maestros con alguna formación. Quienes querían profundizar en la pedagogía Waldorf debían ir a Alemania, dificultad insalvable para casi todos. Fue así que con Frank Smith y luego Ursula Vallendor fundamos el Seminario Pedagógico Waldorf que comenzó en el local de la Sociedad Antroposófica y luego en la escuela de Florida, allí fuimos también profesores. Esto sucedió paralelo a mi trabajo en la escuela, en 1989.
Nueva Vida:
Me costó reponerme pues sentía mucha tristeza de haber tenido que dejar las actividades pedagógicas.
Pero luego de un año mis energías se renovaron y nos mudamos a Ing. Maschwitz en 1992 a la tranquilidad de un lugar casi rural.
.                                      
Escuela Waldorf Clara de Asís
                             
Padres de mis últimos alumnos nos visitaban, entre ellos María Lidia y Hugo Sánchez, que encantados con el lugar, quisieron también vivir por aquí. Charlas y charlas, un jardín de infantes se fue creando en el mundo superior, y en 1994 se hizo realidad en una casa alquilada.
El descanso había hecho lo suyo, y otra vez me encontré fundado y atendiendo niños de jardín. Los co-fundadores, matrimonio Sánchez, se retiraron un tiempo después.
Siempre habíamos acariciado la idea de que todo niño que quisiera tuviera educación Waldorf y quisimos no poner cuotas obligatorias, sino trabajar según entendíamos la trimembración social, libres y sostenidos por donaciones. Realmente esto resultó posible y de modo casi milagroso la escuela se sostuvo y creció.
Un papá que murió y dejó tres niños que estaban en jardín, creo que manejó nuestras voluntades, y el grupo de maestros entusiastas, teniéndome a mí como guía con experiencia, logró que la Escuela Waldorf Clara de Asís se fundara. Yo tomé el primer grado y lo llevé hasta octavo..
Comenzó la escuela con poquitos niños. La zona se iba poblando y, como había sido la intención, recibimos niños de todo nivel social, y apoyo voluntario y donaciones. Hasta entonces, la pedagogía Waldorf  no había sido oficialmente aceptada. Pusimos gran empeño de que se reconociera la escuela como método Waldorf, con número de incorporación, siendo la escuela Clara de Asís la primera que abrió camino para esta aceptación de la enseñanza Waldorf. Tanta protección tuvimos que un día vino una familia a inscribir a su hija, y ante la convicción y entusiasmo  donaron una casa y un terreno muy valioso, que luego vendimos para adquirir el lugar y parte del edificio de la escuela "el Clara", como se la llama hoy. Año a año llegamos a la escuela de secundaría completa, y se está empezando a construir para el área de niños especiales, que desde el principio tuvimos, pero hoy han crecido en número y tenemos un excelente y entusiasta grupo terapéutico.
La institución por supuesto ha vivido las etapas evolutivas y cambios lógicos. Ya han egresado cuatro promociones de secundaría, con jóvenes especiales incluidos en cada grupo. El seguimiento de los egresados nos está dando satisfacciones en general.
Hoy tengo 81 años sigo tutorando maestros, escribiendo, pintando, colaborando, y trabajo cuando puedo en alguna ayuda de suplencia, o alguna clase como partícipe secundario, pues no quiero perder el contacto con el niño real de la época.
Las fundaciones y trabajo son huellas de mi biografía. Desearía poder agregar que “Matusalen”, un hogar para ancianos, está ya esperando ser concretado. Para ello hemos formado un grupo humano con el propósito de estudiar, capacitarse y ¿Quién sabe? Dejar la huella!...
Quiero pedir disculpas a todos aquellos colaboradores de mayor o menor cantidad de tiempo y esfuerzo que de muchos modos colaboraron con la tarea de plasmar en la tierra lo que bajaba como impulso, y obviamente no puedo nombrar por haber sido muchos los que unieron sus voluntades para las iniciativas ¡Gracias a todos, sin excluir a ninguno!

carlenaherbon@yahoo.com.ar  Elena Herbón Wedeltoft  28.04.2014.
.



sábado, 21 de junio de 2014

Pues si no quisiera,,,no viaje

Pues, si no quisiera, no viaje

Durante una época en mi juventud se solía decir: A preguntas tontas, oídos desenchufados, sin embargo Rudolf Steiner podía escuchar muy bien y dar  respuestas simples, correctas y sencillamente lacónicas.

Mujeres Viejeras
En un tiempo cuando aún se viajaba en barco de Europa a América, una dama vino a ver a Rudolf Steiner para buscar su consejo: Señor Doctor, ¿Debo viajar  a América? – Sí, entonces viaje usted”, fue la respuesta escueta, lacónica. Al día siguiente apareció nuevamente la dama:“ Yo he recapacitado, y mejor quisiera no viajar – Pues, si no quisiera, no viaje”, fue la respuesta.


Percepciones  extrasensoriales muy fuera de lo común

Aquí para el lector atento hemos descrito en una u otra anécdota  la capacidad de percepción de Rudolf Steiner. Los enunciados son: La mentira. Dr. Karl Schubert y la “prácticas” en educación, Usted tiene mucho por hacer, Anna Samweber, Herbert Grohmann, entre otros.

Una persona que deseaba participar de las conferencias de Steiner era un viajante de comercio, quien hacía su recorrido por toda Alemania y ubicaba sus viajes de manera tal que pudiese asistir a ellas. Para ello debía usar muchas veces  el tren nocturno y, como sabemos, ¡Allí no se duerme tan profundamente como en casa!

Erich Trommsdorff  le  relató a Wolfgang G. Vögele que una vez tuvo que dormir tres noches seguidas en tren para poder escuchar durante el día y a la noche, o sea después del atardecer,  las conferencias de Rudolf Steiner. A la tercera noche ya se sentía bastante obnubilado y para no llamar la atención se sentó bien atrás en la sala al pasillo. La sala estaba completa con aproximadamente 500 personas.

“Yo noté que por la mejor buena voluntad que pusiese no podía quedarme despierto, por ello me levanté y en el pasillo  me apoyé contra la pared. Pero allí también noté que me amodorraba. Por ello me ubiqué en el medio del pasillo sin apoyarme en nada, ¡así obviamente tenía que quedarme despierto! Y esto me dio realmente resultado”. Cerrando su relato  “Cuando Rudolf  Steiner finalizó su exposición, descendió del podio, tranquilamente recorrió la sala en mi dirección y me dio fuertemente la mano”.


En este aspecto no se trata de que el señor Trommdorff se sintiese orgulloso, para ello el señor era de por sí muy modesto. El deseaba hacer notar las percepciones fuera de lo común que poseía Steiner, extrasensoriales. Si uno se hace la clara idea que esto sucedía durante la conferencia, mientras le pasaban muchas cosas por la cabeza, percibía lo que sucedía en la sala, además percibía espiritualmente: estaba atento a las preguntas interiores de los oyentes y seguro que captó visualmente lo descrito, supo apreciarlo en su justa medida, una persona se estaba esmerando, estaba empeñado en escucharle y así, con un apretón de manos lo agradecía.

Erich Trommsdorff
 Höchst am Main 22.2.1885 - 17.7.1967 Frankfurt  am Main

viernes, 20 de junio de 2014


¿Por qué quiere usted estar absolutamente sana?

Gertrud Schmied-Hamburger, nació en 1921 y vive actualmente en un hogar, el Hogar Birkenrein de Zürich y el señor Wolfgang G. Vögele realizó una entrevista con ella, de la cual resultó una publicación, en Navidad 2011, ésta puede adquirirse por 12 francos suizos en la secretaría del hogar, muchos relatos hay en esta publicación especial titulada “De Viena a Zürich” y allí encontramos por ejemplo lo sucedido con su madre:

Mi madre Hede Jahn estaba enferma, tenía el bazo agrandado y yo la recuerdo solamente con la piel de un color amarillento. Un muy conocido profesor en Viena quería a toda costa operarla, ya que ella, así como él le dijo, tenía como probabilidad de vida, solamente un par de meses. Ella no se dejó operar, por aquel entonces  una operación era todavía un riesgo muy grande.


Así es que la señora Hede  Jahn le preguntó a Rudolf Steiner:  Doctor dígame ¿ me tengo que dejar operar?  Él la mira y le dice: ¿Por qué quiere usted estar absolutamente sana?...Y sin operación mi madre llegó hasta los setenta años...Simplemente ella tomó su enfermedad, la aceptó,  e hizo de ella y con ella lo posible.


Preguntas y respuesta, buen humor, objetividad y bondad


Preguntas y respuestas, buen humor, objetividad y bondad.

Max Gümbel Seiling, actor, llamativo alumno de Marie Steiner en la formación/educación del habla, y reconocido regiseur, relata un suceso inusitado para aquella época. Se estilaba el cabello largo y las damas no lo usaban corto. Sin embargo fue un acto de verdadero coraje, aquel de la señorita Mieta Waller quien tenía el rol del pintor Johannes Thomasius  y  por ello se cortase el cabello. De igual manera lo hizo  la señora Poolman imitándola, quien tenía el papel del quinto campesino en la obra sobre los misterios “La prueba del alma” de Steiner.

Mieta Waller
Y sucedió que ambas estaban sentadas juntas en la primera fila durante una conferencia pública. Y después de la pausa Rudolf Steiner retira las preguntas que se colocaban en un rincón del púlpito para darles respuesta y lee  “Se han cortado las damas de su círculo el cabello, ¿Esto es recomendable para un desarrollo oculto?”

La respuesta fue objetiva. “Las referidas damas se han cortado el cabello recientemente y para  la investigación oculta no ha podido haber un resultado. Nosotros queremos desearles, a las referidas damas,  que ello sea posible  y de todo corazón.”



Nadie me lo ha preguntado. Un iniciado sólo responde si recibe preguntas


Nadie me lo ha preguntado

René Maikowski
René Maikowski * Berlín 11.3.1900 + Oyten/Bremen 25.1.1992, maestro Waldorf , escritor, conferencista, educador especial, fue también llamado por sus alumnos, debido a  su fogosidad y entusiasmo en el aula durante sus clases: Die Flamme “La flama”. Conoció a Rudolf Steiner de muy joven desde su propio interés por lo social político y le acompañó muchas veces en sus viajes, donde no perdía oportunidad de realizar preguntas.
Tanto que en una ocasión Steiner le pide que haga silencio y explica: Estamos entrando en la ciudad donde aún no he estado nunca y deseo ver si alguien medita, pues si hay aunque sea una sóla persona que medita, cambia el aura de la ciudad.

Maikowski también relata lo siguiente:

De vez en cuando se le preguntó a Rudolf Steiner, cuando  Steiner había comunicado algo novedoso que permitía una apertura laboral y un actuar de trabajo,  porqué no lo había comunicado ya anteriormente. Su respuesta fue: Nadie me lo ha preguntado.

Esto puede ayudarnos a comprender porque "la flama" preguntó tanto a Rudolf Steiner y sobre muchísimas cosas. Un iniciado solo da respuesta si recibe preguntas.


jueves, 19 de junio de 2014

Basta un sólo vaso de agua....


Basta un sólo vaso de agua mineral para comprensión de la vida práctica

En la Sala del Sindicato de Trabajadores de Stuttgart, los comunistas habían enviado ya algunos agitadores y oradores de su coleto a la conferencia de Rudolf Steiner, estos partidarios eran quienes se oponían a  las ideas steinerianas del logro de un Nuevo Orden Social.    Era verano en 1919 y Ehrenfrifed Pfeiffer, en ese entonces aún trabajador en las Fábricas Bosch, se  hallaba presente.

“Era un día tan caluroso y Rudolf Steiner tenía una dura lucha espiritual que vencer. Estaba en el podio y transpiraba mucho. Los trabajadores estaban sentados frente a las mesas, cada uno tenía un vaso de cerveza frente a sí.  Los pocos antropósofos presentes eran meros observadores desde el balcón, pues se trataba de una junta, una sesión de trabajadores”.
“A mí me apenaba la persona del podio y le pedí a la servicial moza que le colocase una botella de agua mineral de la fuente surgente Überkinger  y un vaso. Steiner interrumpió la conferencia y se tomó el agua casi de un solo trago”.


Eherenfried Pfeiffer


Este suceso convenció al Dr. Pfeiffer, científico alemán especialista en edafología quien abogó por la agricultura biológico dinámica siendo antropósofo y discípulo de Rudolf Steiner, nacido el  19.2.1899 en Munich, y fallecido en Spring Valley, New York el 30.11.1961, que uno no debiera ser observador desde el balcón o desde la cornisa para sólo mirar los sucesos del mundo, sino es necesario colocar la Antroposofía en el mundo en forma inminentemente práctica.



C'est une familie religieuse fue la respuesta: Es una familia religiosa...


C’est une familie religieuse

Dentro de sus viajes a diferentes lugares para dar conferencias públicas o hablar a miembros en el marco de las ramas de la Sociedad Antroposófica de aquellos tiempos, debe haber sido llamativo ver a Rudolf Steiner de traje de etiqueta negro y corbata en moño de seda, rodeado de personas de aspecto más liberal que a veces reían muy jocosamente  y en otros momentos conversaban con una seriedad inusitada.

Guenther Wachsmuth  -*Dresde 4.10.1893 +Dornach 2.3.1963- Dr. en Jurisprudencia,  economista, antropósofo y autor de varias obras científicas y  otras literarias.  Fue también primer secretario y tesorero de la Sociedad Antroposófica General  y  relata su cumpleaños  que se festejase en  el Arlberg-Express, en el vagón de dormitorios.
A los viajeros del tren les debe haber llamado la atención la figura sobresaliente de Steiner vestido  de negro en traje de etiqueta y junto a él otros personajes más mundanos, quienes risueños variaban sus diálogos entre risas y conversaciones sumamente interesantes.

De esta manera uno de los amigos presentes oyó a la mañana siguiente poco antes que llegase el tren expreso a Basilea a uno de los pasajeros dirigirse al guarda de los dormitorios preguntando quienes son esas personas. El mayoral  pensó un momento y le dio al extraño la siguiente respuesta:
C'est une familie religieuse.



miércoles, 18 de junio de 2014

Remedio sumamente saludable contra el cansancio: las anécdotas


Remedio sumamente saludable contra el cansancio: las anécdotas

Si  deseamos emplear este medicamento sano que todos tenemos a nuestra disposición frente al cansancio, especialmente cuando luego de un largo y arduo día de trabajo todavía tenemos reuniones de claustro, ya sea pedagógico, de finanzas, empresarial o de carácter social, y no se trata de la lectura, simplemente es la capacidad del relato oral, pleno de entusiasmo y humor, capaz de dispersar el cansancio.

Herbert Hahn
Herbert Hahn 1890-1970
Encuentro con Rudolf Steiner
Impresiones - Consejo- Ayudas en la vida
Herbert Hahn













El profesor Herbert Hahn, aquel maestro quien daba clases de cultura general a las obreras de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria en Stuttgart y luego fue uno de los primeros maestros en la Primera Escuela Waldorf de Stuttgart en 1919, relata la capacidad de Rudolf Steiner de  trabajar intensamente y sin descanso. 

Esto el maestro lo había podido comprobar durante las estadías de Steiner en Stuttgart. Y no todos los participantes estaban a la altura de soportar estas sesiones espirituales nocturnas después de un día completo de tareas. Aquí y allá se veía el cansancio,  los párpados se convertían en párpados de plomo o ciertos ojos tenían una expresión completamente tiesa y de sentirse con poca comprensión, allí y de pronto Rudolf Steiner solía desarrollar una anécdota. Todo el mundo se reía y estaba más despejado, se sentía refrescado para continuar con la sesión, con el temario, con la tarea.

También durante los almuerzos compartidos cultivaba Steiner gustosamente los relatos,  ya sea una anécdota o un "chiste con chispa" y mucho humor.

Recuerdo como un profesor en el comedor estudiatil se acercaba a un estudiante que repasaba un texto o leía mientras comía y le decía: Una cosa a la vez, joven, por su salud, coma, y luego al término, estudie o lea. Donde los estudiantes conversaban entre risas y almorzaban, sólo sonreía y seguía camino a buscar su propio almuerzo.





OD. La fuerza de vida,  llamada OD en honor a Odin, Dios nórdico, divinidad escandinava.   Rudolf Steiner ¿ Parapsicología?


Odin
En 1909 durante el verano. Rudolf Steiner estaba en casa de amigos por unos días,  en Söcking  a orillas del  lago Stranberg. Y este relato es del señor Max Gumbel-Seiling

Gran cantidad de huéspedes se encontraban alrededor de la mesa del café en la Villa Sweet.

El Hofrat (consejero de la corte) Seiling tenía  un así llamado instrumento de medición de OD que había traído consigo, este instrumento  tenía el aspecto de un pequeña brújula, cuya aguja se movía de izquierda a derecha de acuerdo al recorrido del sol, la cual giraba más lenta o más enérgica de acuerdo a la fuerza OD, la fuerza de vida, de quién, apoyada sobre la mesa, la cercaba con sus manos.

El “OD” se relaciona como dijo Rudolf Steiner junto a ciertos efectos etéreos.

Después que varios habían probado su fuerza OD, el Consejero quería a toda costa que Rudolf Steiner también haga la experiencia. Rudolf Steiner se sentó e hizo como los demás, pero la aguja señaladora –en vez de girar sólo temblaba. “Tiene que girar de izquierda a derecha” expresó el Consejero impaciente – Yo deseo dijo Rudolf Steiner que gire de derecha a izquierda y en el mismo momento comenzó a girar la aguja en el sentido opuesto a lo normal, así como él deseaba que girase.




lunes, 16 de junio de 2014

Cada vez que se encuentran pensamientos de Steiner en sus Obras Completas

Cada vez que se encuentra en la obra de Steiner

o en sus conferencias que han sido publicadas, pensamientos que podemos utilizar como sentencias mántricas, podemos en su ejercicio cotidiano comprobar y comprender su efecto sanador en su realidad espiritual.


Virtudes que pueden casi convertir a un hombre en clarividente

“Hay tres virtudes en particular que hay que desarrollar, que casi pueden convertir a un hombre en clarividente, sólo que hay que practicarlas con la necesaria intensidad y énfasis. 
Son estas: 
la autoconfianza emparejada con la humildad,
el autocontrol junto con la gentileza 
y la presencia mental junto con la perseverancia.”  


Seres humanos por el ejercicio del espíritu libre, como expresión pura de la naturaleza humana

“Nuestra vida se compone de actos libres y actos no libres. Y no podemos terminar de esclarecer el concepto Hombre si no llegamos a concluir que el espíritu libre es la expresión más pura de la naturaleza humana. Somos realmente humanos solamente en la medida en que somos libres.” (Obras completas GA 4)


Pensamientos de amor y de aprecio

“El hombre puede educarse a sí mismo a enviarle a sus seres queridos, toda vez que encuentre el tiempo para hacerlo, pensamientos de amor y aprecio. Por lo general consideramos esto algo banal e insignificante. Pero cuando lleguemos a comprender que el pensamiento es una fuerza, al igual que lo es una onda eléctrica que sale de un aparato emisor y fluye hacia otro receptor, entonces comprenderemos mejor el principio de hermandad, entonces quedará más evidenciada la conciencia comunitaria, y la cuestión se vuelve práctica.” (Obras completas GA 54)



La Antroposofia en la Argentina - RAMA SAN JUAN

Puede decirse que el señor Domingo Pita (padre) fue el precursor del estudio antroposófico en la Argentina. Nació en 1880 y a los dieciocho años ingresó en la Marina Mercante realizando viajes entre Buenos Aires, Ushuaia y Punta Arena.  Durante los largos viajes observaba la naturaleza y leía temas espirituales.
En 1904 contrajo matrimonio con Magdalena Róvaro, joven que compartió sus ideas espirituales, tuvieron cinco hijos, Ruth, Ariel, Luz, Paz y Domingo Máximo, éstos tres últimos fueron miembros activos en la Sociedad Antroposofica.
Alrededor del año 1930, Domingo Pita, siendo teósofo, leyó en la revista Gnosis que se editaba en Uruguay un artículo antroposófico y así se interesó en las obras de Rudolf Steiner leyendo en francés e italiano.
En Montevideo también el señor Tizón editaba la revista Lumen de Lumine con obras de Rudolf Steiner muy apreciadas en Buenos Aires.
En 1936 el señor Pita comenzó con reuniones regulares en su casa de Villa Devoto, casa grande y acogedora como sus dueños, rodeada de plantas y perfumes de jazmines.
A las reuniones asistían alrededor de veinte personas entre las que se encontraban el señor Traverso, el señor Rafrancore y señora, las señoras Pizzorno, el señor Valdezogo, el señor Prieto, su señora y sus hijas Gloria y Beatriz, el señor Yacusso, Enrique Lambrechts, el señor Cabral, el señor Frangiácomo, el señor Duval, la señorita Ratti y el Dr. Juan Carlos Damonte, familiares y algunos amigos.
Este grupo se reunió ininterrumpidamente hasta el año 1942, cesó sus actividades por la situación política y por la enfermedad del señor Pita quien durante la misma tradujo "Teosofia y los Cuatro Evangelios".
El señor Pita falleció en 1955 y se puede afirmar que las reuniones promovidas por él fueron las primeras actividades antroposóficas en español.

En 1953 un grupo de siete personas, de las cuales, cuatro eran maestras, se interesaron por la metodología Waldorf, la señora María B. de Dufau, el matrimonio Lambrechts, el matrimonio Pita y el matrimonio Artuso. Comenzaron como grupo de estudio en la casa de Domingo Pita (hijo). El señor  Edwin Kovacz recién llegado de Mendoza, los acompañaba y aclaraba muchas dudas con el libro de Rudolf Steiner "El estudio del Hombre, como base de la Pedagogía”.
Después de un tiempo las reuniones se hacían en la casa de los Lambrechts, asistiendo entre diez y doce personas: Maruja Rodriguez y su esposo, Ana Kassoulet, Dolores Jou, F. Crespo, Dalila y Dolores Jarez, Dr. Damonte, Doria Santilli, Crimilda Castaño (quien estudió en Berlín Euritmia y en Dornach euritmia curativa), Luz Pita de Bárcena y Amalia C. de Pita, Juan Carlos Vega, joven peruano que vino a estudiar medicina en nuestro país.
Como el grupo de estudiosos aumentaba, por razones de comodidad, se reunieron en la casa de la señora Dufau.

En 1955 este grupo de estudio se designó "Sociedad Antroposófica Argentina” Presidida por Domingo Pita, como secretario Enrique Lambrechts y como tesorero el señor Antonio Sergio Artuso.

En 1956 comenzó la publicación de la revista "Antroposofia", teniendo gran ayuda del señor Arturo Habegger. Esta, no alcanzó nunca a solventarse y su publicación durante largo tiempo fue gracias a sacrificios personales, principalmente del señor Enrique Lambrechts.

La revista ha sido la primera publicación periódica en castellano dedicada exclusivamente a la Antroposofía.
El ejemplar, de 32 páginas, apareció impreso hasta el N° 15, a partir de entonces apareció mimeografiado hasta el N° 48, posterior a ello, cesó las publicaciones por razones económicas.
La Sociedad Antroposófica Argentina desarrolló una gran obra de difusión en idioma español, aparte de sus reuniones regulares.

El señor  Helmut von Kûgelgen, director de la Federación de los jardines de infantes Waldorf, en los años 1957 y 1958 dictó dos conferencias públicas.
El señor Domenech, recién llegado de Europa, dictó una, en su carácter de periodista. El señor Martin Wertheimer dictó una sobre arte.
Dichas conferencias generaron el contacto con personas de Córdoba, Catamarca y San Juan a través de correspondencia y visitas ocasionales.

En 1961, un grupo de miembros de la Sociedad Antroposofica Argentina fundan la escuela con el nombre Saint Jean, que comenzó en un garaje transformado en aula con piso parquet y grandes ventanales, de la casa gentilmente cedida por la señora Boubeé de Dufau.

Las primeras maestras fueron, Lidia Q. de Lambrechts y Beatriz de Artuso.

En Mayo de 1962 la escuela en franca expansión se muda a una casa en la calle Bauness 2320 con dos secciones de jardin y una de primer grado, con la incorporación de: el señor Pita maestro de grado, la señora Amalia Pita, maestra de nivel inicial y Enrique Lambrechts en la parte artística. Contando también con la colaboración ad-honorem en la parte administrativa de la Sra.. Dufau como secretaria y el Señor Artuso como contador.

En 1965 se compró una casa en la calle Monroe 5253 e ingresaron el señor Ramón Gallo como profesor de música y la señora  Silvia Schwarz de Weiss, como euritmista. Ese mismo año se siguieron incorporando docentes al plantel.
La escuela fue creciendo con un ciclo primario completo y ciclo secundario.
Las actividades cesaron en 1975 cuando las autoridades docentes rechazaron el método Waldorf y los maestros fundadores se retiraron, la escuela pasó a ser una institución estatal.

El 6 de Agosto de 1966 se fundó la "Sociedad Antroposófica en la Argentina" y para evitar confusiones, la Sociedad Antroposofica Argentina se vio precisada a ceder su nombre y pasó a denominarse "Rama San Juan”.
Varias personas de la Rama San Juan sostenían una institución de beneficencia llamada A.D.E.M, Agupación Pro Defensa y Elevación de la Mujer, la cual había sido cerrada cuando se estableció la "Fundacion Eva Duarte" y las sociedades de beneficencia fueron clausuradas. A partir de entonces, por años, se mantuvo por el aporte de donaciones y socios, allí recibían a personas que venían del interior a buscar trabajo, se las atendía y trataban de ubicarlas en sitios seguros.
A posteriori tuvo que cerrar sus puertas, y la casa que tenía en la calle José Juan Biedma 626, fue vendida y su importe se incorporó a la Sociedad Antroposofica en la Argentina y junto con diversas donaciones de otros miembros se compró la casa en la calle Republiquetas 2224, hoy Crisólogo Larralde 2224, C.a.B.A.
La Rama San Juan, comenzó a utilizar la sede de Republiquetas, se incorporó a varios miembros, siendo la sociedad presidida por el señor  Carlos Mönckeberg en aquel entonces.

Luego de varias reuniones el señor Mönckeberg se separó con un gran grupo de miembros en 1984.
La Rama San Juan continuó sus estudios con los siguientes miembros: Nélida Kuen, Nelly Oddone de Gómez, Alcira Nardini,  Carlos y Gladys Friedenreich, Patricia Comber de Davinson, Hedy Kietzman, Julio Reibaldi, Siro Alvarez (como oyente), Margarita Martínez, Susana B. de Sanduwanz (oyente), Amalia C. de Pita, María Angélica Castillón, Marta Salgado, Luis Luz Pita de Bárcena, Antonio Sergio Artuso y Beatriz Artuso.
Carlos Friedenreich fue durante mucho tiempo el guía de la rama San Juan y con gran conocimiento de Antroposofía orientó al grupo en sus estudios.
En la actualidad la Rama San Juan tiene pocos miembros, pero continúa con los estudios programados, los cuales, entre otros, son anunciados en la Agenda de Actividades de la Sociedad Antroposófica en la Argentina.

Buenos Aires, en Mayo 2012. Reseña realizada para la Sociedad Antroposófica en la Argentina  por la señora Beatriz Artuso.

BREVE RESEÑA DE LOS COMIENZOS DEL MOVIMIENTO ANTROPOSÓFICO EN LA ARGENTINA - por J. F. Arturo Habegger

Ya antes de la década de 1920 vivían miembros de la Sociedad Antroposófica en la Argentina.
El trabajo organizado, empero, comienza recién, a mediados del mes de Agosto de 1921, debiéndose su iniciación al señor Fred Poeppig, quien había llegado en Abril de 1920, como joven estudiante de 20 años, a Buenos Aires, donde ya residía su padre Alfred Poeppig.
Fred Poeppig había conocido la Antroposofía en Weimar, Alemania, a través del libro “¿Cómo lograr el conocimiento de los mundos superiores?” que había adquirido allí en una librería. Fuertemente interesado encargó de inmediato a Berlín cuanto libro  del Dr. Rudolf Steiner estaba disponible entonces (1919), y con ellos se embarcó rumbo a la Argentina.
En Buenos Aires conoció al señor Francisco Schneider, que trabajaba en un Banco, quien le envió una tarjeta a raíz de haberse enterado de su arribo por una compañera de viaje de Poeppig, llegada a Brasil en el mismo barco, quien continuo su viaje en el próximo barco donde venía Francisco Schneider desde Stuttgart a Buenos Aires. Schneider estaba interesado en el Movimiento de la Triformación del Organismo Social (Dreigliederung).
Poeppig estudiaba Filosofía en la Universidad Nacional de Buenos Aires, pero aún más estudiaba Antroposofía en su casa. Se sentía impulsado a formar un Grupo de Trabajo y a tal fin decidió publicar un pequeño aviso en el diario alemán “Deutsche La Plata Zeitung” que en aquella época aparecía en Buenos Aires, invitaba a los interesados en el tema, a una reunión a celebrarse en el local de la Sección alemana de la Sociedad Teosófica, en la calle Rivadavia 1255 de la Capital Federal. Respondiendo a este aviso concurrieron allí, un domingo a mediados de Agosto unas 40 personas, entre las cuales se encontraban algunas que ya eran miembros de la Sociedad, como el Ing. F. Spiess, la señora Thierry y su hija. También el señor Francisco Schneider participó de este trabajo.
Como el Ingeniero Spiess, que era un miembro de larga data en la Sociedad, por razones personales no estuvo dispuesto a asumir la dirección del Grupo de Estudio así formado, lo hizo Fred Poeppig. El trabajo empezó con el estudio del libro “Teosofía”, siguiendo luego con “Ciencia Oculta” y con disertaciones libres de Poeppig. A las reuniones semanales asistían regularmente entre 30 a 40 interesados.
Al originarse las dificultades con la Sociedad Teosófica, las reuniones se trasladaron a la Sociedad Científica en la calle Moreno y más tarde a la Escuela Alemana Cangallo, en la calle Cangallo 2169. Allí  Fred Poeppig pronunció una conferencia sobre el Fausto de Goethe, ante un auditorio de 100 personas, destinándose lo recaudado con este motivo a la Escuela Waldorf en Stuttgart.
Entre los asistentes regulares a estas reuniones semanales se encontraban además de Poeppig, su madre Louise Herwig de Poeppig y su hija Ilse, y Schneider, tres Strassberger, la señorita  Stuhlmann, la señorita Kland (más tarde señora de Haase) quién venía de La Plata, la señora Thierry y su hija, el señor y la señora Vollmar, la señora Stever y el Ingeniero F. Spiess.
El 1923 Poeppig regresó a Alemania con el objeto de terminar allí sus estudios, quedando entonces la dirección de las reuniones a cargo del señor Francisco Schneider.
Poco tiempo después el señor Schneider emprendió también viaje a Europa, participando en Dornach de la Asamblea de Navidad, en la cual Rudolf Steiner constituyó la Sociedad General Antroposófica, la Escuela Superior para la Ciencia Espiritual.
En Abril de 1924 Francisco Schneider retornó a la Argentina, reasumiendo entonces la dirección del pequeño grupo de fieles estudiosos que durante su ausencia habían continuado reuniéndose en distintos domicilios particulares, como el del Ingeniero Spiess en Belgrano, el de la señora Stever y el de entonces cónsul de Austria, el señor Knaffe-Lenz.

Grupo Buenos Aires
El grupo mencionado era conocido con el nombre “Grupo Buenos Aires” de la Sociedad General Antroposófica. Sus actividades siguieron su normal desarrollo y al mismo iban ingresando los nuevos miembros que llegaban de Europa, los estudios se realizaban en idioma alemán, ya que los integrantes provenían en su mayoría de Europa Central.
Principalmente en los años 1938/39 llegaron varios miembros procedentes de Europa que se radicaron como “por casualidad” en el suburbio de Florida, pero participaban en el trabajo ya constituido que realizaba el Grupo Buenos Aires.
Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939, el trabajo del grupo se vio confrontado con una crisis, a raíz de que el Gobierno Argentino dispuso el control de todas las entidades formadas por extranjeros, exigiendo el registro de sus miembros. Debido al origen germánico de los componentes del “Grupo Buenos Aires” muchos de sus integrantes temieron registrarse y consideraban también peligroso continuar con las reuniones habituales, proponiendo por tal motivo la disolución del grupo hasta tanto las condiciones fuesen más favorables. Esto dio lugar a serios cuestionamientos en el seno del agrupamiento, ahondándose las diferencias por el distinto enfoque sobre el modo de encarar el futuro trabajo Antroposófico en la Argentina en vista de la situación creada por la guerra.

Grupo de Trabajo Florida
La mayoría de los miembros en desacuerdo con la suspensión de las actividades a causa del decreto gubernamental pertenecía a los que estaban radicados en Florida, y resolvieron entonces formar un nuevo nucleamiento al que llamaron “Grupo de Trabajo Florida”.
Este Grupo se constituyó en 1939 con un núcleo inicial de 10 miembros, bajo la dirección del señor Heriberto Schulte-Kersmecke. De inmediato comenzaron su actuación independiente, proponiéndose mantener unidos, “en custodia” por así decirlo, a los miembros de la Sociedad General Antroposófica, pese a la no observancia del decreto de registro de sus componentes.
Este grupo se dedicó a un intenso trabajo interior y desde sus comienzos prestó particular atención al cultivo de las cuatro grandes fiestas del año y a su apropiada celebración en el hemisferio sur.
Contribuyeron al establecimiento de lo que, durante varios años, se conoció como “Reunión de Miembros Activos del domingo por la mañana” en que se congregaban los miembros de los diferentes grupos de estudio y trabajo, para considerar en común ciertas actividades, tales como la celebración de las fiestas.
El  Grupo de Trabajo Florida procuró realizar siempre su actividad ajustándola a la Tri-formación Social y poniendo particular énfasis en el ritmo de la Naturaleza. Prestó particular atención en llevar la Antroposofía a la vida práctica, y así empezó un Jardín de Infantes del cual, muy pronto, salieron tres clases de enseñanza primaria. En 1946 la pequeña escuela se trasladó a la casa de dos pisos de la calle Warnes 1322 de Florida, que fue especialmente adaptada, construyéndose en ella una sala para Euritmia y un escenario, en un intento de  ejecución de un nuevo estilo de arquitectura orgánica. Tuvo la denominación de Paula Albarrcín de Sarmiento. Posteriormente por razones de confusión con la escuela estatal del mismo nombre en el mismo Partido de Vicente López. Cambió su denominación por Escuela Rudolf Steiner
Del Grupo de Trabajo Florida nació la iniciativa de un trabajo biológico-dinámico de agricultura en Zárate, bajo la dirección del señor Wolfram Klein. Así mismo creó la Editorial Antroposófica que editó varias publicaciones.
En 1947 el grupo solicitó en Dornach y obtuvo el reconocimiento como “Rama” de la Sociedad Antroposófica General, con el nombre “Rama Grupo de Trabajo Florida”. Sus fundadores fueron: Herbert Schulte-Kersmecke, Ingeborg Knäpper, Else Wölcken, Eli Lunde,  Ursula Arndt, a los cuales se agregó muy pronto Annemarie Oehring, la Rama creció muy rápidamente y ha estado  muy  activa.

La Rama Buenos Aires
Después de la crisis originada por la guerra en el Grupo Buenos Aires, que hemos mencionado antes, en Abril de 1940 once miembros del mismo dieron una declaración manifestando su voluntad de fundar una nueva Rama con el nombre “Rama Buenos Aires”. Los once miembros citados eran: María Bürgi, Hermann Klewe, Dra, María Mayer-Alberti, Domingo Pita, Ernesto Richter, Eva Richter. Francisco Schneider, Ilse Schneider Poeppig, Ing. Carlo Weiss, Silvia Weiss Schwarz y Martín Wertheimer, asumiendo, por deseo de los fundadores, la dirección de la nueva rama el señor Francisco Schneider. Luego llevó la coordinación la señorita Paula Eppenstein en Capital Federal  y a su fallecimiento, el señor Tomás Klein actualmente en Florida
La Rama Buenos Aires, como prolongación reconstruida del inicial Grupo Buenos Aires puede considerarse como la decana del Movimiento Antroposófico en la República Argentina.

Grupo de habla italiana
Ya en 1940 funcionaba también en Buenos Aires un pequeño grupo de interesados en la Antroposofía de habla italiana. Se reunía en un domicilio de un originario miembro de la Rama de Triestre que vivía ahora en Buenos Aires: el señor Fausto Luxich, que luego casaría y más tarde se separaría nuevamente de una entusiasta antropósofa compatriota: la profesora Anna Podio, que enseñaba por aquel entonces italiano en el Colegio Nacional Mariano Moreno de Buenos Aires. Este grupo aunque reducido logró interesar a nuevas personas en la ciencia espiritual. Franco Baldacchini , de origen italiano e integrante de la Cruz de Malta, quien trabajaba en Buenos Aires en el Banco de Italia. Frecuentaban el mismo también algunos miembros de otras nacionalidades que dominaban el italiano. Al ausentarse el señor Luxich y la profesora Podio el trabajo cesó entonces.

Rama Micael
En Noviembre de 1948 había llegado al país el señor Wolfgang Latrille y familia quien anteriormente había residido muchos años en China donde dirigió también un trabajo Antroposófico. No es de extrañar pues, que al poco tiempo de su arribo iniciara ya en 1949, también aquí, en su domicilio del suburbio de Vicente López, reuniones para divulgar las ideas de Rudolf Steiner. Dada a las numerosas relaciones del señor Latrille y su señora Ella, el grupo que se titulaba Vicente López se fue ampliando y consolidando.
El 30 de Marzo de 1954, el señor Latrille resolvió fundar oficialmente la Rama Micael de la Sociedad General Antroposófica, siendo los miembros constituyentes: Erwin y Leonore Kovacs, Paul e Hildegard Fritz, Ella y Wolfgang Latrille. La Rama fue reconocida por Dornach el 24 de Junio de 1954. A los miembros fundadores se agregaron muy pronto otros, entre ellos Käthe Behrend; Hellmut Mahle y 10 nuevos miembros de los que podemos citar a Juan Udewald, Rita Udewald, dos Wechsler, Margot Henkel, Christl Kutschmann, la Señora de Galvao, el señor y la señora Bonwit.
La Rama Micael que comenzó su trabajo con un grupo inicial de 20 miembros creció rápidamente y desarrolló una actividad incansable de apertura para nuevos interesados. Promovió conferencias públicas y la visita de oradores del extranjero.
Cuando a fines de Octubre de 1961 el señor Latrille. Que dirigió durante todos estos años el trabajo de la Rama, se ausentó con su familia definitivamente de la Argentina el señor Paul Fritz asumió la dirección de la Rama que mantuvo hasta su muerte en 1974.
A partir de entonces la dirección de la Rama Micael fue ejercida mancomunadamente por las señoras Irma Int-Veldt y Rita Udewald. Posteriormente Margot Henkel y luego Elisabeth Schellhammer, en la actualidad (2014) de 91 años y la señora Rita Udewald ha perdido la vista.

El comienzo del trabajo en idioma español
Alrededor de 1931 el señor Domingo Pita (padre), antiguo dirigente del Movimiento teosófico en el Río de la Plata, leyó en una revista “Gnosis” que aparecía en el Uruguay, algo sobre Antroposofía y así interesado entró en correspondencia con los editores de la mencionada publicación. Conoció de tal manera las obras del Dr. Rudolf Steiner y pronto se dedicó ávidamente a su estudio, ya que le apelaba por su conocimiento cristiano, en oposición a la tendencia marcadamente orientalista del movimiento teosófico. Leía las obras de Steiner en las versiones francesas e italianas. Allá por el 1935 conoció a un señor norteamericano de nombre Alberto Renshaw, quién había traducido y publicado en castellano la obrita del Barón C. A. Walleen, titulada “El punto de retorno de la evolución”, en que se expone someramente la enseñanza de Cristo tal como fue dada por Rudolf Steiner. Igualmente halló numerosos artículos de Steiner que aparecían traducidos en la revista Lumen de Lúmine editada por el señor Tizón en Montevideo.
En 1936 el señor Domingo Pita (p) empezó con reuniones regulares de estudio en su casa en el barrio  de Villa Devoto de la Capital Federal. A estas reuniones asistían regularmente unas 20 personas, entre las cuales estaban el señor Travesaro, el señor Refrancore y su señora, dos señoritas  Pizzorno, el señor Valdesogo, el señor Prieto con su señora e hija, el señor Yacusso, el señor Enrique Lambrechts, el señor Cabral, la señora Fragiácomo, el señor Duval, la señorita Ratti, el señor Juan Carlos Damonte, el señor Mendía, los familiares del señor Pita y algunos visitantes ocasionales.
Este grupo se reunió ininterrumpidamente hasta el año 1942, en que por la situación política del país y por la enfermedad del señor Pita (p) cesó su actividad. Mientras su salud quebrantada se lo permitió el señor Domingo Pita (p) prosiguió afanosamente traduciendo al castellano distintas obras del Dr. Rudolf Steiner, entre ellas la Teosofía y Los cuatro Evangelios a partir de las versiones en francés  e italiano de las mismas. El señor D. Pita (p) falleció en Junio de 1955, y todo permite afirmar que las reuniones promovidas por él, fueron la primera actividad Antroposófica que se haya desarrollado en forma regular y continuada en idioma español en el mundo entero. El señor Pita (p) dirigió este trabajo durante largo tiempo sin saber que existía un grupo de habla alemana dedicado al mismo estudio. Pero en su constante búsqueda de nuevos interesados dio finalmente con el señor Francisco Schneider. Sin embargo debido a las distancias de un lado a otro de la ciudad y a la diferencia de idiomas, no prosperó empero un mayor acercamiento y se realizó recién cuando de conformó la Sociedad Antroposófica en la Argentina el 6 de Agosto de 1966.

El trabajo de la educación especial, de la educación diferencial, la Pedagogía Curativa en la Capital Federal
En 1940 la señora Luisa Gallmann, de nacionalidad suiza, que había llegado al país en 1938 y se había graduado de enfermera en la Clínica de la Universidad de Jena, Alemania, y el señor Willy Ludwig que había arribado al  país en 1934 abrieron en una casa del barrio de Coghlan de la Capital Federal, en la calle Estomba 2636 una Escuela-hogar para niños necesitados de cuidados anímicos, contando al efecto con la colaboración de la Dra. Allende Lesama, para representar a la escuela como directora oficial frente a las autoridades del gobierno. Más tarde le sucedió en esas funciones la Dra. Iole Guastavino.
La  fundación de esa institución de educación especial ofreció otra nueva oportunidad para divulgar la Antroposofía, ya que su trabajo atrajo a numerosas personas y a padres de niños con problemas, así como profesionales y estudiantes. Pronto se organizó un activo trabajo Antroposófico en alemán y posteriormente se agregó un grupo de estudio en castellano bajo la dirección de la profesora Dra. Guastavino, al que concurrían regularmente todas las semanas de 8 a 10 personas. Cuando la Dra. Gustavino se alejó del movimiento el trabajo de ese grupo decayó y cesó totalmente después de un tiempo.
En esta Escuela-hogar dedicada a la educación especial, pedagogía curativa, colaboraron en las diferentes épocas: Margarita Marcovechio, Crimilda Castaño (quién posteriormente fue a Alemania y se graduó de Euritmista curativa), la señora Carolina Müller (madre de la señora viuda de Gallmann) como dietista, Eli Lunde como educadora, la señora de Vollmar (Pintura), el señor Carl Friedenreich (Música). La señorita Ingeborg Knäpper, el señor y la señora Gurtner, la Dra, Mayer-Alberti, el señor Fritz Behrend y el señor Fritz Baumann(celador durante dos años). Cómo médicos de la institución actuaron el Dr. Van-Dycky y el Dr. Pagés Larraya.
Como se ha mencionado la escuela se convirtió con el correr del tiempo y gracias a la muy eficaz labor  de relaciones públicas de la señora Vda. de Gallmann en un importante centro de encuentros de calificadas personalidades que disertaron allí sobre temas de su especialidad. Podemos mencionar entre ellos al señor Carl Friedenreich, al señor Volkert Schuster, al señor Martín Wertheimer entre otros.
Como los internados de la Escuela-hogar que comenzaron allí como niños, iban llegando a edad adulta, pero por su particular situación generalmente no tenían donde ir a cumplir el ciclo escolar, fue necesario pensar en otro ambiente más amplio y propicio, y así fue, como gracias a la generosa ayuda del benefactor de la escuela el señor Edgar Bakirgian, pudo adquirir en Villa del Soto, en la provincia de Córdoba un sitio adecuando, donde se trasladó en 1954 y se contaba con facilidades para la permanencia de los pupilos también mayores. Pero las tremendas dificultades que afectaron al país en los años subsiguientes tampoco perdonaron a la escuela y su mantenimiento se hizo cada vez más difícil. La situación hizo crisis en 1956 y finalmente la escuela pasó a manos de un grupo de padres que asumieron el compromiso financiero de su sostén operativo como entidad totalmente desvinculada, a partir de ese momento, de la educación especial Antroposófica, la pedagogía curativa  Antroposófica.
Si bien esta obra ha desaparecido, dejó sus huellas en el trabajo Antroposófico principalmente en el ambiente de habla española donde sirvió de estímulo y leudante, ya que son varias las personas que allí recibieron sus primeras nociones  acerca de la Antroposofía y de su seno surgió la primera Euritmista curativa argentina, la señorita Crimilda Castaño.

Continuación de la obra en idioma nacional – El Centro argentino de Estudios Antroposóficos y la Sociedad Antroposófica Argentina
En Mayo de 1953 se constituyó un nuevo grupo, a iniciativa de Enrique L. Lambrechts formado por algunos interesados provenientes del grupo de asistentes a las reuniones que había dirigido Domingo Pita (p) y otros del Grupo de Coghlan. Este nuevo grupo exclusivamente de habla española, adoptó el nombre de “Centro Argentino de Estudios Antroposóficos”, siendo inicialmente presidido por el Dr. Juan Carlos Damonte. Las reuniones se realizaban en el domicilio del señor Enrique Lambrechts en el barrio de Villa Urquiza de la Capital Federal, asistiendo regularmente unas 12 a 15 personas. Después de diversas alternativas, entre ellas la renuncia  del Dr. Juan Carlos Damonte, el centro cesó como tal, transformándose en 1955 en “Sociedad Antroposófica Argentina”. Con esta designación y considerándose cómo único centro de idioma nacional, prosiguió su trabajo, siendo presidido por el señor Domingo Pita (hijo) y contando con la colaboración del señor Enrique Lambrechts como Secretario y el señor Antonio Sergio Artuso como Tesorero. Esa “Sociedad Antroposófica Argentina” que no era regional, sino una Rama más, desarrolló durante su existencia una incansable labor de difusión de la Antroposofía en idioma español. Aparte de sus reuniones regulares de estudio, organizó conferencias públicas y comenzó en Septiembre de  1956 con la publicación de la revista  “Antroposofía”. El comité editor estaba formado por Enrique y Lydia Lambrechts, Antonio y Beatríz Artuso, Domingo Pita (h) y J.F. Arturo Habegger. Enrique G. Lambrechts fue el “alma mater” y el gran e incansable impulsor de esta empresa. En formato de 13 x 19 cm y con 32 páginas por número apareció pulcramente impresa hasta el número 15. A partir del número 16 se publicó en forma mimeografiada hasta el número 41. Con el número 42 la revista retornó a su antigua presentación impresa, hasta el número 48 en que cesó de publicarse por el alza constante de los costos que ya resultaban imposible de cubrir. En realidad la revista nunca alcanzó a autofinanciarse y su publicación durante tan largo tiempo únicamente fue posible gracias a los sacrificios personales, principalmente del señor Enrique Lambrechts que se ocupaba de todo y contribuyó generosamente a cubrir los déficits que se producían de número en número.
Esta revista ha sido la primera publicación periódica en castellano dedicada a la Antroposofía.
Otras de las iniciativas patrocinadas por la “Sociedad Antroposófica Argentina”. Actual Rama San Juan, fue la creación de una Escuela Waldorf en Capital Federal. Esa escuela con el nombre de Escuela Saint Jean comenzó modestamente en un garaje cedido gentilmente para las clases por la señora María D. Bouveé de Dufour, en la calle Bucarelli 1921, en Marzo de 1961 y siguió allí hasta Abril 1962,
Atendían la misma las maestras Beatríz D. de Artuso y Lydia Q. de Lambrechts.
En Mayo de 1962 la escuela ya en franca expansión se mudó a una casa de la calle Baunnes 2320 con 2 secciones de Jardín de Infantes y un Primer grado, donde funcionó durante dos años. Se incorporaron luego los docentes Amalia C. Pita , Domingo Pita(hijo) y Enrique Lambrechts.  En 1965 se consiguió comprar una casa en la calle Monroe 5253, donde progresó y alcanzó a crear el Colegio secundario. La Escuela cesó en 1975 cuando los maestros waldorf se retiraron en una Asamblea, la escuela quedó en manos de otros docentes y se convirtió en una institución estatal ajena a la Pedagogía Waldorf.

La “Sociedad Antroposófica en la Argentina”
Cuando comenzaron las gestiones para crear una entidad Antroposófica de carácter regional nacional, para cobijar los distintos grupos y ramas existentes en la Argentina en una institución central, la “Sociedad Antroposófica Argentina” mencionada más arriba y que existía con tal nombre como Rama desde 1955, se vio precisad a ceder, para evitar confusiones, su nombre a esa nueva agrupación nacional, adoptando a partir de ese momento la denominación “Rama San Juan”.
La nueva entidad regional argentina llamada “Sociedad Antroposófica en la Argentina se fundó el 6 de Agosto de 1966, y al erigirse en entidad central y agrupar tanto a los grupos originariamente de habla alemana como al argentino, y de adoptar de ahora en más, el idioma nacional para sus actividades en común, inauguró así una nueva etapa del Movimiento Antroposófico en la Argentina.
El primer presidente de la nueva entidad central fue el señor Domingo Pita (hijo), lo siguió en el cargo el Dr. Martín Richter, y luego preside la Sociedad el señor escribano Carlos Mönckeberg. Posteriormente asume el señor Dr. J. Wolfram Schneider, más tarde el señor Tomás Klein y actualmente el señor Horacio Müller(2014)
La  institución compró en 1981 una casa propia en Republiquetas 2224, hoy Crisólogo Larralde 2224, C.a.B.A. para su sede lo cual le ha dado un impulso extraordinario.

La Rama San Juan
Como ya se ha mencionado, la Rama San Juan no es más que la continuación de la ex Sociedad Antroposófica Argentina, existente desde 1955 y que por las razones dadas hubo de adoptar en 1966 su nueva denominación. Ha sido desde siempre el activo grupo argentino del movimiento Antroposófico. Su labor intensa aunque silenciosa, se ha extendido a diferentes localidades del interior del país, manteniendo contactos con gente de Catamarca, Córdoba, San Juan y otros puntos, a través de correspondencia y ocasionales visitas. La Rama San Juan fue dirigida por el señor Carlos Mönckeberg actuando como Secretaria la señora Luz Pita de Bárcena. Durante muchos años las reuniones fueron en Larralde 2224. En el 2014 la coordinación se encuentra en manos de la señora Beatríz Vda. de Artuso, quien cuenta con 92 años y sigue reuniendo al grupo actual en su domicilio particular en la calle Bauness de esta Capital.

La Euritmia en la Argentina
En 1939 llegó a la Argentina la señorita Gertrud Gretzer, quien había recibido la formación de Euritmia en Stuttgat, Alemania y quien antes de su arribo al país había trabajado en Lübeck, Alemania y en Trieste (Italia).
A la señorita Gretzer se le debe la implantación de la Euritmia en la Argentina- Hasta su muerte en el año 1954 la señorita Gretzer trabajó con abnegación y sacrificio para dar a conocer este nuevo arte en nuestro medio. Daba clases particulares así como en el Hogar-escuela de la Sra. Gallmann y el señor Ludwig, y en un salón que un grupo de interesadas había alquilado en la Iglesia Anglicana en la calle Cramer 1816 en el barrio de Belgrano. Allí colaboró activamente luego la señora Silvia Weiss en el acompañamiento musical, quien llegó igualmente de Triestre, con su esposo el ingeniero Carlo Weiss a Buenos Aires en 1940.
La señorita Gretzer se preocupó desde el primer momento de adaptar la Euritmia al ambiente nacional, siendo ayudada para hallar o adaptar textos adecuados por la Dra. Iole Gustavino, y más adelante, por pedido de la señora Weiss, la Dra Allende Lezama, quien era también una eximia poetisa, escribió especialmente una serie de poesías para ser euritmizadas por los niños de habla castellana.
En 1948 llegó a la Argentina otra Euritmista la señora Ella Kocherhans de Latrille. Procedía de uno de los primeros grupos originales de euritmistas formadas en el Goetheanum, en Dornach, Suiza, habiendo estudiado asimismo en Stuttgart, Alemania. De inmediato comenzó con clases de euritmia y a la muerte de la señorita Gretzer en 1954 se hizo cago de los cursos que GGretzer dictaba. La señora de Latrille estuvo activa hasta 1966 en que se ausentó definitivamente del país.
Desde 1961 actuó también en nuestro medio en el campo de la euritmia artística con un énfasis extraordinario la señora Marianne (Myriam) Lahusen de Bertram, quién recibió la formación en Stuttgart. La señora de Bertram se ha consagrado con mucho éxito al adaptar la euritmia al idioma español, una tarea difícil y digna de encomio.
Como ya lo hemos citado en otro lugar, contamos también en el país con una Euritmista argentina que estudió euritmia artística en Berlín y se especializó en euritmia curativa en Dornach, la señorita Crimilda Castaño, quien al retornar al país después de completar su formación profesional en 1970, empezó con sus tareas especializadas en Buenos Aires.

La Agricultura Biológico Dinámica
Los primeros ensayos en este campo se efectuaron en Misiones por el agrónomo suizo Alberto Roth, allá por los años 1926-1927.
Desde la década del 60 el señor Wolfram Klein aplica el método en su establecimiento “La Escondida” en la localidad de Zárate,Buenos Aires, donde brinda en forma sistemática su  trabajo a favor del cuerpo terrestre de la Argentina. Su obra habrá de perdurar, según su voluntad en una Fundación a crearse.
Más recientemente hubo una breve tentativa del señor Marcos Schneider en Derqui, Buenos Aires, con cultivo de hortalizas más hierbas medicinales.
En 1982 se ha constituido la Fundación Gea, que bajo la experta dirección del Dr. Martín Richter, edafólogo, especialista en suelos, se preparaba para dar un serio y duradero impulso a la Agricultura Biológico-Dinámica en el país, habiendo adquirido al efecto, como paso inicial un campo “Los Chimangos” en la localidad de Pilar, Buenos Aires.

Esta breve reseña de los comienzos del Movimiento Antroposófico en la Argentina ha sido compilada en base a relatos personales y cartas de las siguientes personas:
Dr. Juan Carlos Damonte
Señora Luisa Müller de Gallmann
Señora Hubertina Kland de Haase
Señor Enrique Lambrechts
Señor Wolgang Latrille
Señora Grete Leber Strassberger
Señor Willy Ludwig
Señorita Eli Lunde
Señorita Annemarie Oehring
Señor Domingo Pita (hijo)
Señor Fred Poeppig
Señorita Gloria Prieto
Señor Francisco Schneider
Señor Heriberto Schulte-Kersmecke
Señora de Vollmer
Todos los cuales participaron en uno u otro momento en algunos de los eventos expuestos.

Buenos Aires, Época de Adviento 1983.      El compilador J.F. Arturo Habegger

J.F.Habegger falleción en 1984,  y en la Guía telefónica antigia figura su dirección de antaño de la calle Alsina 440 Tel. 33-6267- N.de Tatiana Schneider 3.9.2015.