jueves, 7 de diciembre de 2017

San Nicolás de Myra, San Nicolás de Bari o sea el conocido Sankt Nikolaus en Alemania y el Santo patrono de todas las Rusias.


Sankt Nikolaus
Hace muchos años, cuando la niñez ya comenzaba a encontrarse protegida en el Jardín de Infantes Waldorf de la calle O’Higgins, del suburbio de Florida, hoy parte del Gran Buenos Aires, recuerdo muy claramente  una familia con dos niñas y un varón. Actualmente una de las niñas de antaño es educadora de nivel inicial allí, allí donde ella también hoy protege a los niños de jardín de infantes y de preescolar cómo ella fue atendida cuidada, resguardada para esta tarea de su vida actual.
Me acaba de escribir y  entre algún comentario personal leo lo siguiente:

“Hoy, día de San Nicolás, tuvimos una hermosa fiesta en el Kindergarten. Te adjunto una foto muy especial. Es una figurita  que venía con una masita de Honigbrot, pan de miel,  envuelta en papel celofán y que se adquiría, según mi mamá en Uhlitzsch”.

Les relato, Uhlitzsch fue una antigua confitería, donde masas y chocolates fueron la delicia de los niños, los educadores y los padres de aquel entonces.

“La muestro siempre en la reunión de padres donde contamos de la fiesta. Tengo otra, pero te la mandaré más adelante, para Weihnachten, Navidad”.
Un abrazo grande, con cariño!!!
Valeria Zeller”

Imagínense ustedes recibir, después de casi 40 años de aquel entonces, una misiva con tanto aprecio, llena el corazón de cálida alegría y le respondí que sus líneas valen para una anécdota de Adviento 2017.
Aquí está incluida la enviada imagen de San Nicolás a la usanza de Alemania. El marrón o negro de la antigua vestimenta se ha convertido en color cielo, el cielo de Sudamérica,  Nicolás mismo de ojos claros y rubio, botas negras sobre la blanca nieve, hay que tener en cuenta Europa en Invierno, más todos sus atributos presentes, la escoba de ramas de Ruperto escondida bajo su brazo derecho, el verde abeto y sus velas en sus manos, la bolsa que deja entrever los obsequios, las muñecas que aún se tejen en el jardín de infantes y su zurrón al costado izquierdo donde se asoman las manzanas o las naranjas.

Jutta, mi madrina, ya de 80 años quién nació en Alemania del norte, me relató que lo más apreciado de su recuerdo navideño eran las naranjas de Navidad que venían de Sudamérica, se mantenían un o dos días sobre la almohada al irse a dormir, por el precioso aroma que tenían en el invierno, más días uno no se podía resistir, ¡había que comerlas!

Ahora espero con curiosidad la figurita, la imagen impresa, de Navidad, también comprada, esto lo supongo, con una masa de miel de Uhlitzsch.


La Loma, Nina Czerni el 7 de Diciembre de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario